Saltar al contenido

Leyes Universales

leyes

Hay unas Leyes Universales que están funcionando constantemente y que son sorprendentes, pues no caemos en ellas hasta que nos las explican, eso voy a tratar de hacer yo hoy. Son leyes universales como la ley de la gravedad. Y las leyes universales no valoran si es justo o injusto. Funcionan igualmente para todos, por ejemplo, si quitamos los pies del suelo la ley de la gravedad nos hace caer al suelo.

Con la Ley de la Atracción pasa lo mismo. Funciona en todo momento y para todas las personas. No está valorando si es justa o injusta. La ley de la atracción es muy sencilla. Enfócate en aquello que quieresno te enfoques en las cosas que no quieres. Porque podría ser que las atrajeras.

De lo que yo me he dado cuenta a lo largo de mi vida, y sobre todo en todo el tiempo que llevo investigando sobre el dinero, es que las personas tienen un dialogo mental en el que rechazan algo. Pero simplemente con ese dialogo interno de rechazar algo no sirve para que eso no entre en su vida. Muy al contrario están atrayendo eso en su vida simplemente porque lo están poniendo en su pensamiento. Es decir, porqué le entregan tiempo y energía a ciertos pensamientos, estas situaciones se manifiestan en su realidad. La ley de la atracción no valora si lo quieres o no lo quieres. Simplemente lo que pongas en tu intención, eso será una realidad para ti.

Por ejemplo, si estamos hablando de dinero y una persona está enfocada en sus problemas económicos se va a quedar pegada en la viscosidad, en la densidad de sus problemas económicos. ¿Que tendría que hacer esa persona? Cambiar radicalmente de enfoque y enfocarse en lo que quiere, y pensar en qué soluciones van a sacarle de esos problemas financieros. Y eso incluye que no puede quejarse, que no puede lamentarse, que no puede estar contándole a todo el mundo cuáles son sus problemas financieros. Porque eso aún lo hunde mucho más en la densidad de sus problemas.

La ley de la atracción nos dice enfócate en lo que quieres no en lo que no quieres. Y tu puedes decir, ¿Y como sabré  que estoy enfocándome? Porque siempre estoy pensando en muchas cosas y me cuesta mucho saber en qué pensé o en que no pensé. Muy fácil.Tenemos un termómetro interior que en cada momento nos dice en que estamos pensando. Se llama el sistema emocional. Si te sientes confortable, estas atrayendo cosas confortables, si estas irritado estás atrayendo cosas irritantes a tu vida. Esto no engaña nunca. Por tanto tenemos un termómetro interior que son las emociones que son el punto de atracción de todas aquellas cosas que nos estamos creando, aun a veces, sin querer crearlas. Aquí puedes leer sobre la Ley de la Atracción.

También está la ley del mínimo esfuerzo y la máxima conciencia. Esta ley dice que pudiera ser que si incrementáramos nuestro nivel de conciencia, haciendo menos conseguiríamos más. Hay que poner el acento en lo de “si incrementamos nuestro nivel de conciencia”, para no ponerla en “haciendo menos conseguiremos mas”. De hecho muchas personas hacen muchas cosas y obtienen muy poco y otras personas haciendo mucho menos consiguen muchísimo más. Esta ley también actúa siempre y actúa para todos.

La ley de hacerse mas grande que tus problemas dice que si te conviertes en una persona más grande que tus problemas y tus problemas serán pequeños. Pero tienes que ser tu más grande, no tratar de hacer tus problemas mas pequeños. Porque aquí no se trata de si el problema es grande o no. Aquí de lo que se trata es de si tú eres grande. Es decir de cuán grande eres tú para poder pasar por encima de tus problemas para que estos se hagan más pequeños. Y esto se limita a lo siguiente. Desarrollo personal.

Aumenta tu conciencia, eleva tu vibración de aquello que eres. Cambia aquello que sientes, aquello que piensas, aquello que crees por pensamientos más positivos, más constructivos, más evolucionados. Esto toma una vida o quizá muchas vidas, pero esta es nuestra gran transformación. Esto ya nos ha pasado algunas veces. Seguro que todos recordamos a alguien que nos cuenta algún problema y nosotros pensamos: “¿y eso es un problema?“. Porque seguramente nosotros ese “problema” lo hemos superado con anterioridad. Nos hicimos más grandes que ese problema en cuestión y pudimos pasarlo. Si esa persona se hiciera más grande que ese problema, podría superarlo igual.

De hecho te aseguro que el mayor de tus problemas, si se lo comentaras a algunas personas, que ya lo pasaron por que se hicieron más grandes que él, pensaría lo mismo que tú. ¿Y eso es un problema?