Mejora tu economía doméstica con estos 4 Consejos Prácticos sin ser lonchafinista

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

En este episodio quiero compartir contigo algunos consejos prácticos y aplicables para mejorar tu economía doméstica que puedes comenzar a implementar desde hoy mismo. Si eres como yo y a veces te cuesta llegar a fin de mes, o simplemente quieres aprender a manejar mejor tu dinero, ¡este episodio es para ti!

Así que relájate, escucha con atención y toma nota, porque después de este pódcast, tendrás algunos trucos nuevos en tu arsenal financiero. Si estás buscando maneras efectivas de ahorrar dinero y mejorar tu economía familiar, ¡has llegado al lugar correcto!

Casi todo el contenido relacionado con el ahorro que se publica en internet está relacionado con trucos, consejos y tips que permiten al lector reducir sus gastos y ahorrar más dinero todos los meses.

Mismo he escrito varios en este sentido. Son buenos para empezar, pero fallan a largo plazo por una razón muy sencilla: se centran en resolver la consecuencia, pero no la causa.

¿Alguna vez te has sentido agobiado por tus finanzas personales? ¿Te cuesta llegar a fin de mes? Tranquilo, no eres el único. Hoy vamos a hablar sobre un tema que nos preocupa a muchos: cómo ahorrar dinero. ¡Seguro que todos queremos tener más dinero en nuestros bolsillos!

Pero hay que hacerlo con cabeza y no malgastar nuestros esfuerzos. Yo antes era una mezcla de lonchafinista y tapayogurista.

Al ser lonchafinista, dejar de ser tapayogurista se me hizo más fácil, pero dejar de ser lo primero costó bastante más. Una cosa es ahorrar y vivir por debajo de tus posibilidades, y otra bien distinta es ser pobre por decisión propia o dejar de tomar café para conseguir la libertad financiera.

Si tu plan para alcanzar la independencia financiera consiste en rellenar el bote del ketchup con los sobres que robas en McDonalds, esto te interesa.

El lonchafinismo no es sostenible en el tiempo. Es posible (y necesario) vivir por debajo de tus posibilidades, pero no a cualquier precio. Ahorrar no es comprar lo más barato; sí no consumir y vivir de forma inteligente.

Si una persona tiene serios problemas administrando su dinero, estas soluciones solo son parches. A corto plazo quizás sean efectivas, pero a largo plazo no le resolverán nada. 

Así que sin más preámbulos, ¡empecemos con estos consejos para ahorrar dinero!

Analiza tus gastos y encuentra áreas donde recortar

Este primer consejo puede parecer obvio, pero es crucial para mejorar tu economía doméstica de manera inmediata. Se trata de algo muy simple, pero efectivo: Analiza tus gastos mensuales y encuentra áreas donde puedas recortar.

Lo sé, no mola mucho. Pensarás: “Esto lo sabe cualquiera”. Pues sí, pero, ¿Lo estás aplicando? Este hábito cuesta mucho, y más hasta que encuentras la forma más correcta para ti. Yo he probado un montón. Desde apuntarlas en un papel hasta guardarme los tickets. Pero como a mí la tecnología me pone, finalmente creé una hoja de google sheets que llevo permanentemente en mi teléfono.

De esta forma lo saco y en unos segundos apunto cada gasto y cada ingreso, da igual donde esté. En el supermercado, en una cafetería, en el cine, no importa, saco mi móvil y lo apunto y no se me escapa ni un gasto, ni un ingreso. Esto es algo que ya deberías estar haciendo, por lo que si aún no lo haces, ya estás tardando en llevar un registro de tus ingresos y gastos. Introduce este hábito en tu vida cuanto antes, y no lo dejes nunca. Ya te digo, puedes apuntarlo en una libreta, guardar los tickets, usar una hoja de cálculo de Excel, Google Sheet, el bloc de notas, lo que sea más cómodo para ti. No todo funciona igual para todas las personas.

Me da igual como lo hagas, busca la forma que más te convenza y empieza ya. Si eres alumno de mis cursos, puedes mandarme un mensaje desde la pestaña de soporte y te comparto mi hoja de google sheets por si quieres utilizarla o adaptarla a tu gusto. Introduce este hábito en tu vida cuanto antes, y no lo dejes nunca. Al conocer en qué áreas estás gastando más de lo que deberías, podrás tomar medidas para recortar esos gastos y ahorrar dinero.

Otra forma de hacer un seguimiento de tus gastos es mediante aplicaciones financieras, como Fintónic, Mint, o Money Lover, que te permiten tener un registro de tus gastos y establecer alertas para cuando te acerques a tu límite de gastos. Además, estas aplicaciones pueden ayudarte a establecer un presupuesto y a categorizar tus gastos, para que puedas identificar en qué áreas estás gastando más de lo que deberías. Pero esto no aplica para este primer consejo, esto te puede servir de ayuda, como te digo, para recibir alertas o para hacer el presupuesto. Pero el control de ingresos y gastos debe ser manual, por lo menos hasta que estés en una situación financiera más adecuada.

Pero, ¿Por qué es tan importante? Es muy común que gastemos dinero en cosas que en realidad no necesitamos o que podríamos obtener de manera más económica. Por ejemplo, ¿realmente necesitas comprar café todos los días en una cafetería? ¿O podrías preparar tu propio café en casa por una fracción del precio? Otra área donde podrías recortar gastos es en tu factura de telefonía móvil. Asegúrate de que estás usando el plan adecuado para ti, y considera cambiar a una compañía más económica si es posible.

Y ya te conté como puedes ahorrar en tus plataformas de streaming sin privarte de ninguna, esto es algo en lo que puedes ahorrar un pastón y más con la nueva plataforma que salió hace dos días. Recortar gastos no significa que tengas que sacrificar cosas importantes o privarte de todo lo que te gusta, sino que se trata de ser más consciente de cómo estás gastando tu dinero y encontrar maneras de hacerlo de manera más inteligente y eficiente. Al recortar gastos innecesarios, podrás ahorrar dinero que podrás invertir en tus objetivos financieros a largo plazo, en pagar tus deudas o en inversión.

Tu imaginación es el límite, pero todo nace de saber en qué situación estas, de hacer un control de tus ingresos y gastos. Esto lo puedes sumar con la hoja de balance de situación, como veíamos en el curso de Finanzas Personales, y así tienes una visión completa. De hecho yo la actualizo una vez al mes y eso me permite ajustar aún más mi presupuesto como veremos más adelante.

Ahorra en tus gastos diarios

¿Alguna vez has calculado cuánto dinero gastas al mes en pequeñas cosas como el café de la mañana, un bocadillo, una botella de agua o la merienda de la tarde? Parece poco, pero te sorprendería saber que estos gastos pueden sumar una cantidad significativa al final del mes. Por eso, te recomiendo que examines tus gastos diarios y busques formas de reducirlos. Si ya estás aplicando el primer consejo, verás que es muy sencillo detectarlos y te asombraras del dinero que destinamos a los gastos hormiga, que es como se llaman estos pequeños gastos innecesarios a lo largo del mes.

Pero tranquilo, no te estoy diciendo que dejes de comprar estas cosas, simplemente te propongo una alternativa para ahorrar dinero: hazlo en casa. Como te comentaba en el ejemplo, ¿sabías que puedes ahorrar mucho dinero si en lugar de comprar tu café matutino en la cafetería de la esquina, lo haces en casa con una cafetera? Y no hablo de las cafeteras de cápsulas, que son muy cómodas y limpias, pero al final sale muy caro el café también, más barato que en la cafetería, pero más caro que si te lo preparas tú. Además de ahorrar dinero, puedes personalizar tu café a tu gusto y evitar largas colas y aglomeraciones.

Mejora tu economía doméstica con estos 4 Consejos Prácticos sin ser lonchafinista

Otro ejemplo, si eres alguien que suele desayunar tostadas con aceite de oliva, en lugar de comprar pan tostado en la tienda, o tomarlas en la cafetería más cercana, podrías comprar una barra de pan y tostarla en casa. Esto puede ahorrarte algunos euros cada semana. ¿Qué te parece? También puedes considerar llevar tu propia comida al trabajo en lugar de comer en restaurantes más o menos caros, y optar por el transporte público en lugar de conducir tu propio coche, siempre que no vivas en el fin del mundo como yo, que el coche se hace imprescindible.

Pequeños cambios en tu rutina diaria pueden sumar grandes ahorros a largo plazo. Revisa tus ingresos y gastos de un mes, como veíamos en el primer consejo y alucinarás. Suma los pequeños gastos de todo el mes y decide cuál puedes recortar. Seguro que más de uno, pero tampoco es plan de ser lonchafinista, tenemos que aplicar el sentido común que, por desgracia, es el menos común de los sentidos. Así que, la próxima vez que estés pensando en comprar algo que no necesitas, pregúntate a ti mismo si realmente vale la pena el gasto. Ahorrarás dinero y te sentirás mejor contigo mismo. Recuerda, cada pequeño ahorro cuenta.

¿Qué otras cosas puedes hacer en casa en lugar de comprarlas fuera? ¡Piénsalo y ahorra!

Haz una lista de tus deudas y paga la que tenga mayor interés

¡Este consejo es crucial para mejorar tu situación financiera! Si tienes varias deudas, es importante que las priorices y pagues la que tenga mayor interés primero. De esta forma, evitarás que los intereses se acumulen y se conviertan en una carga aún mayor. De esta forma, evitarás que los intereses se acumulen y se conviertan en una carga aún mayor. Para ponerlo en práctica, empieza por hacer una lista de todas tus deudas, incluyendo la cantidad que debes y la tasa de interés que te están cobrando. Una vez que tengas esta información, identifica cuál de ellas tiene el interés más alto y dedica una parte de tus ingresos a pagarla primero.

Por ejemplo, si tienes una tarjeta de crédito con una tasa de interés del 20%, asegúrate de pagar el saldo de esa tarjeta antes de abordar otras deudas. Si te parece imposible, puedes empezar pagando un poco más del mínimo cada mes y aumentando gradualmente la cantidad que dedicas a esa deuda a medida que tu situación financiera mejora. Recuerda, cada euro que pagues de más en una deuda con alto interés es un euro que no tendrás que pagar en intereses más adelante. ¡Te lo agradecerás a ti mismo/a en el futuro! 

Esta técnica se llama “método de la avalancha” y es una estrategia muy efectiva para reducir tus deudas. A diferencia del método de la bola de nieve, que se enfoca en pagar primero las deudas más pequeñas, el método de la avalancha se centra en pagar primero las deudas con la tasa de interés más alta. De esta manera, estarás reduciendo tus gastos en intereses y acelerando el proceso de pago de tus deudas. Financieramente, es la más adecuada pero…

¿Cuál de los dos métodos es mejor?

Depende de tu situación financiera. Si tienes varias deudas con tasas de interés similares, el método de la bola de nieve puede ser más motivador, ya que verás resultados más rápidos al pagar las deudas más pequeñas primero. Sin embargo, si tienes deudas con tasas de interés muy altas, como las de las tarjetas de crédito, el método de la avalancha puede ser más efectivo para reducir los costes en intereses a largo plazo. Recuerda, lo importante es encontrar la estrategia que mejor se adapte a tu situación financiera y que te permita reducir tus deudas de manera efectiva. Y, por supuesto, no vuelvas a caer, no olvides que no debemos vivir a crédito.

Haz un presupuesto para tus gastos mensuales

Crear un presupuesto te ayudará a saber exactamente cuánto dinero tienes disponible para gastar en diferentes áreas de tu vida, y te permitirá tomar mejores decisiones de gasto. ¿Cómo puedes hacerlo? Empieza por anotar tus ingresos y gastos fijos (como el alquiler, facturas de servicios, etc.), como veíamos en el primer consejo y deja una cantidad para los gastos variables, como compras impulsivas o salidas a comer. Recuerda que hacer un presupuesto no tiene por qué ser un proceso aburrido o complicado, hay muchas herramientas online que pueden ayudarte. Ya te decía, por ejemplo, Fintonic, MoneyWiz y N26.

Recuerda también que el presupuesto no es una restricción, sino una herramienta para ayudarte a alcanzar tus objetivos financieros a largo plazo. Así que tómate el tiempo para crear uno que funcione para ti y ajustarlo regularmente según tus necesidades y prioridades cambiantes. Que un presupuesto no se escribe en piedra. Por último, si ya tienes un presupuesto, pero aún tienes dificultades para controlar tus gastos, considera hacer ajustes en áreas específicas de tu vida para maximizar tus ahorros y lograr tus metas financieras.

No olvides que hay diversos métodos para hacer un presupuesto, como el sistema de sobres o el de ingresos variables, que pueden ser muy útiles para adaptarse a diferentes situaciones económicas. Además, así empezarás a pensar de manera anual, algo que también es clave.

En resumen…

Ahí lo tienes, cuatro consejos prácticos y aplicables que te ayudarán a mejorar tu economía doméstica. Recuerda que la clave para mejorar tu situación financiera es ser consciente de tus gastos, establecer metas financieras claras y crear un plan para alcanzarlas. No es fácil, pero es posible y estoy seguro de que si aplicas estos consejos y mantienes una actitud positiva y perseverante, podrás lograr tus objetivos financieros a largo plazo. Y no olvides que, aunque parezcan simples, pueden tener un gran impacto en tus finanzas personales. ¡No esperes más y comienza a implementarlos hoy mismo! Antes de mañana a las 11 de la mañana.

Espero que este artículo te haya sido útil y que puedas aplicar estos consejos para mejorar tu economía doméstica. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejármelo en la sección de comentarios o contactarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio