pre-ahorro

¿Cómo hacer un plan para ahorrar dinero?

¿No sabes cómo hacer un plan para ahorrar dinero? Si necesitas dinero para alcanzar una meta específica, pero se te hace muy difícil ahorrar, entonces estás en el lugar correcto. Ahorrar no es fácil. Cuesta esfuerzo y no es algo sexy, por eso la mayoría de las personas no ahorran y los pocos que lo hacen no cuentan con más de 3000€ en sus cuentas de ahorro.

Ya sabes que te recomiendo no pedir créditos y ser tu propio banco, por lo que siempre te recomiendo comprar siempre al contado, o siempre lo que puedas. Pero como no siempre vamos a disponer del capital necesario, deberíamos crear planes de ahorro. Puedes tener uno o varios aunque yo te recomiendo ir de uno en uno para enfocarte.

Define el plazo de tu plan de ahorro

Otro detalle es saber cuándo vamos a necesitar ese ahorro. En función de la prioridad podemos hablar de:

  • Ahorro a corto plazo: sería cualquier plan inferior a un año. Por ejemplo, quieres irte a un festival en unos meses y empiezas a ahorrar para la entrada y los gastos asociados.
  • Ahorro a medio plazo: yo pongo el objetivo en un periodo de dos años. Un ejemplo sería ahorrar para un capricho dentro de un año y medio, como podría ser un viaje soñado para unas vacaciones.
  • Ahorro a largo plazo: todo lo demás iría aquí. Yo utilizo estos planes para renovaciones. Por ejemplo, si hoy me compro un ordenador y calculo que me va a durar 5 años, desde hoy mismo empiezo a ahorrar para comprarme uno nuevo prorrateando el dinero necesario entre los 60 meses. Es cómo pagar un ordenador a cuotas pero sin pagar intereses. Además, por norma general, siempre te dura más tiempo el viejo por lo que puedes seguir ahorrando para comprar uno mejor o meterlo en un fondo indexado para que genere intereses. Este mismo ejemplo te puede servir para un coche, una casa, un televisor, una nevera, una lavadora, etc.

Para que sirve un plan de ahorro

Ya sea si deseas salir de viaje, necesitas pagar tu Máster o maestría, quieres comprarte un coche o sea cual sea tu objetivo, es importante hacer un plan de ahorro para poder cumplirlo. Es una costumbre sana que ya deberíamos tener establecida. Tenemos que pre ahorrar antes de empezar a gastar.

Pero aparte de nuestro ahorro habitual (si aún no tenemos la tranquicuenta completa) debemos establecer planes de ahorro para cada una de las diferentes metas que tengamos: las vacaciones, cambiar tu vehículo, pagar tus estudios… Esto hará que no nos desviemos y que podamos modificarlo si surgiera la necesidad.

Te recomiendo que lo hagas por escrito para incluir todos los detalles que te hagan hacerlo realidad. Calcula el tiempo en el que quieres utilizar ese ahorro y divide la cantidad necesaria entre los meses que faltan. Esa será la cantidad objetivo de tu plan de ahorro.

Pasos para crear tus planes de ahorro

Lo primero que tienes que hacer es analizar cómo está tu situación económica y tu salud financiera y cuál es la capacidad de respuesta que tienes ante posibles imprevistos o eventualidades. Si aún no tienes tu cuenta de imprevistos, ese debería ser tu primer objetivo de ahorro.

Luego es importante que definas ese objetivo por el cual deseas ahorrar, sea cuál sea, hay que tenerlo claro, pues será tu motivación para continuar con el plan de ahorros.

Una vez que has fijado tu objetivo, podrás calcular cuánto tienes que ahorrar y durante cuanto tiempo para alcanzarlo. Esto lo lograrás calculando todos tus gastos mensuales, armando un presupuesto y buscando nuevas maneras de poder ahorrar dinero.

Reducir tus gastos diarios, separar el dinero nada más recibirlo y cualquier tipo de ahorro adicional, es importante para poder cumplir tu meta. Deberías revisar tu control de ingresos y gastos a fin de reducir gastos o ingresar dinero extra para hacerte más fácil llegar a tu objetivo.

Las compras por impulso son el principal enemigo del ahorro, cada vez que estés a punto de comprar algo piénsalo dos veces. Si no te acerca a tu objetivo, no te lo compres.

Además, si no crees tener los ingresos suficientes para generar ahorro, no te preocupes, todos podemos ahorrar, solo debes cambiar algunas costumbres. No comas en la calle, reduce el tiempo de tus baños, no tomes taxis o uber’s y con otros cambios como estos lograrás ver un ahorro al fin del mes. Tienes muchas mas ideas para ahorrar dinero aquí.

Principio No. 1 de finanzas personales y el único para controlar tu dinero y acumularlo

El Principio No. 1 se llama “Págate A Ti Mismo Primero”. Quizás ya habías escuchado esto antes, pero ¿Lo has llevado a cabo? PAGARSE A SÍ MISMO PRIMERO consiste en que, del dinero que entre a tu bolsillo, destines un porcentaje fijo para el ahorro o inversión.

Es decir, para acumularlo (ahorro) o para invertirlo (comprar ACTIVOS. Esto son cosas que pongan dinero en tu bolsillo, con la esperanza de incrementar el valor de estos activos). Para pagarte primero a ti mismo, una vez que te ingresan tu sueldo, debes hacer una transferencia a alguna otra cuenta de inversión y olvidarte de ese dinero.

Y, luego, programar tus gastos con el dinero restante.

El Preahorro consiste en ahorrar de forma automática un porcentaje de CADA INGRESO que tengamos: Sueldo, ingresos inesperados, beneficios, pagas extras… El Secreto es muy simple y poderoso. ¡Hazlo sin pensar, guarda ese dinero en una caja o cuenta separada del resto en el mismo instante en que lo recibas!

Mucha gente comete el error de ahorrar una vez que han pagado TODOS SUS GASTOS MENSUALES. Y el problema es, que si haces eso, pueden aparecer tentaciones: Caprichos, gastos inesperados, algún “lujo”…

Supongamos que recibes una paga extra de 1000 €: Aparta el porcentaje que Tú HAYAS DECIDIDO PREVIAMENTE nada más cobrarlo. No lo pienses. ¡Hazlo! ¡Coge esos 300 € y transfiérelos a una cuenta aparte! Y si eres capaz de aplicar esto a TODO EL DINERO que pase por tus manos… ¡¡Serás imparable!!

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

Este contenido está únicamente disponible para los suscriptores. ¿Quieres acceder a todos los cursos y descargables para mejorar tus finanzas personales? Suscríbete hoy mismo y únete a la comunidad exclusiva de alumnos que ya están aprendiendo y aplicando lo que enseño. Haz clic aquí y empieza a aprender ahora mismo

Si ya eres suscriptor, puedes identificarte en este enlace para acceder al contenido restringido.

Para hacer, de una vez por todas, lo anterior, hagamos los siguientes ejercicios. Si algún paso ya lo cumples, pasa al siguiente. Ten en cuenta que tengo que escribir para todos. Los que saben algo, los que no saben nada y los que saben un poco.

TAREA DE IMPLEMENTACIÓN 

EJERCICIO No. 1

Contrata el acceso por Internet para tu cuenta nómina. Suele ser gratuito y hasta venir incluido. A veces, basta con activar tu clave de firma electrónica.

EJERCICIO No. 2

Abre una cuenta de ahorro o inversión por Internet. Puede ser en el mismo banco en la que tienes tu cuenta nómina o en otro diferente. Personalmente, gestiono todas mis cuentas a través de Internet. Solo acudo a la oficina por causas puntuales. Te lo recomiendo.

Preferentemente, entremos en acción y abramos una cuenta para invertir en activos en papel (fondos de inversión o acciones de la Bolsa de valores de tu país). 

EJERCICIO No. 3

Define qué porcentaje vas a destinar para “pagarte a ti mismo primero”. No te preocupes ni por el porcentaje ni por la cantidad de dinero que ese porcentaje representa. Lo importante es adquirir el hábito de pagarse a sí mismo primero.

Personalmente, te recomiendo un 10%. Pero eso, ahora, no es lo importante.

Veamos un ejemplo (es anual para que veas mejor su importancia):

  • A: Porcentaje: 10% ó 0.1.
  • B: Salario: 10.000 €.
  • C: Cantidad a pagarte a ti mismo (A X B)/100: 1.000 €.

Ahora define tu porcentaje y calcula la cantidad que vas a ahorrar:

  • A: Porcentaje: %
  • B: Salario: €.
  • C: Cantidad a pagarte a ti mismo (A X B)/100: €.
EJERCICIO No. 4

La próxima vez que te ingresen tu sueldo (sin importar si es semanal, quincenal o mensual), antes de pagar cualquier cosa, realiza una transferencia bancaria a tu cuenta de inversión, de la cantidad que has calculado en el ejercicio anterior. Excelente, ya te has pagado a ti mismo primero. Fue fácil ¿No? Ahora ya has dado tu primer paso para mejorar, por fin, tus finanzas personales. En verdad, es un paso fácil de hacer. Lo desconcertante es que, muy poca gente, parece tener la suficiente paciencia y motivación para seguir adelante.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *