Ahorrar cocinando

Una de tantas maneras de Ahorrar en casa es intentando gastar menos. Ahora que se acercan las fiestas navideñas (aunque vale para cualquier época del año) os traigo algunos trucos para Ahorrar cocinando, o en la cocina, y así podéis ahorrar unos eurillos en las opíparas comidas típicas de estos días. La cocina es un sitio donde no se puede ahorrar demasiado, pues como dicen, “Eres lo que comes”. Podemos usar menos ingredientes para cocinar o utilizar productos de calidad inferior a la acostumbrada, pero no es recomendable.

Aunque la crisis está obligando a cada vez mas personas a comer productos de calidad inferior o incluso que han superado la fecha de consumo preferente (en cuyo caso la idea es que el alimento solo habría perdido alguna de sus propiedades), o en el peor de los casos que hayan sobrepasado la fecha de caducidad (algo mas arriesgado pues esto implica que no debería ser apto para el consumo). En vez de eso se pueden buscar recetas más baratas, de temporada o recurrir a las ofertas.

Ahora que se viene otra subida de la luz para empezar el nuevo año (desde que empezó la crisis llevamos una subida de mas de un 60 % en el recibo de la luz), podemos ahorrar haciendo un uso mas eficiente de la energía. Un truco que es bastante útil es apagar el fuego cinco minutos antes de que la comida esté lista, ya que el calor que tiene acumulado basta para que se termine de cocinar. En el horno también se puede utilizar. Si no te gusta guisar con grasa, al horno no hace falta echarle aceite a los alimentos.

También es buena idea el tapar las sartenes y ollas para que, al acumular el calor, se cocine mucho más rápido utilizando la misma energía.

Utilizando menos aceite a la hora de freír ahorramos en grasas y aceite. La carne se puede cocinar sólo con un poquito de aceite para que no se pegue, pero es que además hay muchos alimentos que al calentarse sueltan su propia grasa. Una vez cocinados quedan muy sabrosos y con el ahorro correspondiente de calorías.

Sería interesante tener dos hornos, uno grande, que aunque gaste más energía pueda cocinar varias cosas a la vez, y uno más pequeño, del tamaño de un microondas, para comidas individuales. Por ejemplo cuando hagas pollo asado, alrededor le puedes poner patatas en rodajas, y en la bandeja de abajo unas manzanas, y así ademas de tener el plato fuerte completo, tendrás el postre también, y las manzanas al asarse le dejan un olorcito al pollo mas que apetitoso, sin contar con el tiempo que te ahorrarás al hacerlo todo junto. Cuando ya está apagado metes el pan y podrás comer pan como recién hecho.

Sin embargo recuerda que el horno es el electrodoméstico que más energía gasta, y así evitaríamos el derroche. También podemos recurrir a un micro, que además necesita mucha menos energía, claro que el resultado no es el mismo.

En casas viejas o de pueblo, aprovechando también que en estas fechas muchos optan por acudir al pueblo, existen las conocidas como cocinas económicas, que son unas cocinas de leña, que a la vez que cocinan, distribuyen el calor usado para cocinar de forma que se puede calentar el hogar, o al menos las habitaciones colindantes.

Cuando termines de cocinar, puedes aprovechar el calor de los utensilios para llenarlos de agua y que se ablanden los residuos y restos de comida. Ahorraremos jabón, agua y tiempo a la hora de fregarlos. Como puedes ver, todos son consejos fáciles de llevar a cabo, y que nos permitirán ahorrar energía, tiempo y dinero. Y tu, ¿conoces mas trucos para Ahorrar cocinando?