Proteger el medio ambiente no es caro

Siempre se ha dicho que los productos no contaminantes resultan carísimos, es cierto, lo ecológico sale mas caro. Es la verdad, en algunos casos es cierto; sólo hay que ver cuánto cuesta un coche eléctrico o productos ecológicos como las frutas y verduras, de las que existen hasta establecimientos dedicados especifícamente a ellos.

Pero por suerte, poco a poco esta tendencia empieza a desvanecerse. Ya empiezan a haber coches a buen precio y, quizás no son eléctricos, pero ofrecen un buen precio por un consumo mínimo de combustible, que ya es un avance. Además, los electrodomésticos eficientes ya hace tiempo que se están haciendo un hueco en los hogares. Mínimo consumo de agua y energía por un precio aceptable. Por lo menos ya lo vamos teniendo en cuenta y esto, aunque quizá no es suficiente, es importante.

Hay otras opciones con las que proteger al medio ambiente de manera más directa, como buscar tiendas de segunda mano. Así directamente aprovechamos lo que otros ya no necesitan, o simplemente no quieren y encima nos ahorramos un dinero. Si quieres comprar un disco, o un libro, electrodomésticos… incluso ropa. Es una opción barata y contribuimos a que no se creen más residuos. Si no tenemos tiendas de este tipo a nuestro alcance, siempre podemos acceder a portales de subastas, en los que podemos obtener también muy buenos precios. Eso sí, hay que ir con cuidado, hay muchos peligros en Internet… En otra ocasión escribiremos sobre ello.

Creo que no hay más que ventajas cuando hablamos del reciclaje. Nos sentimos mejor con nosotros mismos, y con los demás. Sientes que formas parte de algo. No existen las excusas.

No tengo dinero

Ya estamos hablando de ello, la cosa no es, por ejemplo reemplazar todos los electrodomésticos, pero sí que podemos ir cambiándolos conforme se vayan estropeando por unos más eficientes. O no malgastar papel. Podemos reutilizar el papel de periódico para limpiar los cristales, o cuando vayamos a imprimir algo usar las dos caras de las hojas que vayamos a necesitar. También, si es posible, aprovecha la luz del sol para evitar usar más electricidad de la cuenta, tanto en calefacción como luz. La cosa es usar lo que nos haga falta, sin derrochar.

Los demás contaminan… ¿por qué debería molestarme?

Bien, que contaminen. Pero no porque los demás lo hagan nosotros lo debemos hacer también. Un simple gesto como apagar la luz cuando no la necesitamos crea una diferencia con quien no lo hace. En estos casos, en vez de hacer como los demás, hay que intentar concienciarles. Si conseguimos que hagan un mínimo ahorro ya habrá servido de algo. Es muy importante concienciar a nuestros hijos, que son el futuro, o a cualquiera que tengamos cerca, familiares o amigos.

No tengo suficiente tiempo

Es cierto que al reciclar por ejemplo, ir a un punto limpio, reciclar el aceite usado, llevar papeles y cartones a su contenedor, cristales y vidrios al suyo, o al ponerse a apagar luces o apagar el agua estamos gastando un tiempo que no tenemos. Pero se puede contribuir al medio ambiente de mil formas diferentes, no tenemos por qué volvernos locos. ¿Usas mucha agua? Supongo que hoy en día ya nadie se bañará de forma regular, pero aún así nunca está de más decir que con una ducha rápida quedas igual de limpio, tardas mucho menos tiempo y utilizas también mucha menos agua.

Las cisternas de los inodoros ya suelen traer los dos botones, y cuesta lo mismo dar al de media carga que al de carga entera. Los grifos suelen traer (o se les puede acoplar) un economizador de agua que introduce aire en el chorro haciéndolo mas potente con menos consumo de agua.

Pequeños trucos

Tenemos varios trucos para ahorrar a los que podemos sacar partido a la vez que conseguimos ayudar al medio ambiente. Si nuestra cisterna no tiene los dos botones, y no queremos comprar el mecanismo (que vale realmente poco), podemos meter una botella de agua llena de arena por ejemplo en la cisterna. De esta forma no se llenará del todo de agua y podremos ahorrar en el líquido elemento.

Con aceite usada podemos, en lugar de ir al punto de reciclaje, usarla para hacer jabón, como el que hacían nuestras abuelas en los pueblos, de hecho también podemos hacer jabón líquido. Si estáis interesad@s y no sabéis como se hace decírmelo en los comentarios y os enseño en otro post. Con aceite usada de coche podemos restaurar madera antigua, dándole una capa que la protegerá y la impermeabilizará. Si queremos conseguir un tono marron solo hay que añadirle pintura roja al aceite hasta conseguir el marrón deseado. Ideal para puertas exteriores de madera antiguas.

Con los bricks de zumo, leche, etc, se pueden hacer unos semilleros muy curiosos si os gusta la horticultura o jardinería. Cada vez somos mas los que optamos por el huerto urbano o macetohuerto, como hobby y además como forma económica de consumir nuestros propios productos ecológicos. Dichos “huerto” se puede regar con el agua de cambiar el acuario, por ejemplo, y volvemos a ahorrar agua, o con agua de lluvia cuando estas existan.

Éstos temas están a la orden del día, pero realmente es necesario concienciar sobre el USO RESPONSABLE de todo lo que nos rodea. Ya no es sólo por el medio ambiente, es cuestión de madurez, de saber dónde estamos y de saber que hay que cuidar lo que tenemos, pues no lo valoramos lo suficiente.

Y tu, ¿Tienes algún otro truco para ahorrar? Cuéntanoslos aquí abajo en los comentarios o en los Foros. ¿Piensas que proteger el medio ambiente no es caro?