302.- La Cartera Permanente, Inversión sencilla para todos los públicos con rentabilidades entre un 4.5 y un 5 % por encima de la inflación, nivel fácil

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

Qué es una cartera de inversiones

Antes de ver la cartera permanente, vamos a hacer un repaso muy rápido a los conceptos. Una cartera de inversión es una colección de nuestros activos financieros. Todos tenemos una, aunque a veces es difícil de ver, porque puede tomar muchas formas. La casa, el coche, los ahorros debajo del colchón… Si eres un artista, mantienes tus mejores trabajos en tu portfolio. Pues resulta que «cartera» de inversión, en inglés, también se llama portfolio, así que no hacen falta más analogías.

Para mí la cartera permanente es un modo en sí de gestionar el patrimonio completo. Sería como tener un fondo de emergencia y una cartera permanente. Desde luego, son cuentas mentales. Pero tiene todo el sentido del mundo porque tenemos en general diversos objetivos. No solemos ahorrar todo a cholón, sino que solemos dividir “esto para el coche, esto para posibles reparaciones en casa, esto para pagar la universidad”…

Al fin y al cabo, una gran parte de la inversión es psicológica. Y tener estrategias según el horizonte de inversión ayuda mucho en eso. Un ejemplo muy claro de esto que TODOS hacemos (o eso espero):

  • Inversión a largo plazo: Nuestra estrategia (sea bogle, Cartera Permanente, indexados, dividendos…)
  • Fondo de seguridad: Invertido en productos de mínima volatilidad (cash o efectivo, depósitos a plazo….). ¿Por qué? Porque el horizonte de inversión es mañana mismo. Si ocurre algo mañana, debemos tenerlo disponible.

¿No son esto también “cuentas mentales”? 

La Cartera Permanente tiene una parte directamente invertida en efectivo o cash. ¿Qué sentido entonces tiene tener un fondo de emergencia? ¿No son también cuentas mentales? Este sería el único caso en que yo vería bien no tener colchón de tranquilidad, porque realmente ya lo tienen integrado en tu propia estrategia de inversión, es una estrategia de planificación patrimonial.

El interés compuesto

Además, si estamos hablando sobre las carteras de inversión ahora mismo, es porque seguramente tienes una y sabes la importancia que tienen, es decir, para sacarle jugo al interés compuesto. Para refrescarlo muy rápidamente:

Con el interés simple, si tienes 1.000 € a un interés de 5%, siempre irás ganando 50 € anual.

En cambio, con el interés compuesto de esos 1.050 € del primer año, en el segundo año el 5% se aplicará en la nueva cantidad, no a los 1.000 € del primer año, sino que sería un 5% aplicado sobre los 1.050 €. Es decir, que se produce un efecto de bola de nieve.

Por esto, un buen principio es invertir para el largo plazo el dinero que no tengamos pensado utilizar en las próximas décadas, y dejar que la bola de nieve nos llene de riqueza cuando llegue el día.

Aquí puedes leer más sobre el Interés Compuesto.

La Cartera Permanente

En el episodio de hoy veremos la Cartera Permanente, un método de Inversión sencillo, para todos los públicos y con rentabilidades que oscilan entre un 4.5 y un 5 % por encima de la inflación, aunque hasta ahora se ha superado. Nivel fácil para principiantes. En principio se espera una media del 4% por encima de la inflación, lo que está bastante bien. Considerando la inflación histórica sería un 3%, así que un crecimiento nominal del 7%. Aunque creo que tiene más sentido pensar en términos del 4% sobre la inflación.

Esta sería la composición “habitual” aunque hay múltiples variantes: 

  • Acciones: Renta variable.
  • Bonos: Renta fija.
  • Oro: Oro (aquí no hay más intríngulis).
  • Efectivo o cash: Dinero contante y sonante, depositado en cuentas a la vista, preferiblemente remunerado o en productos de volatilidad muy reducida y muy líquidos.

Precisamente un buen patrimonio en la Cartera Permanente es bueno para compatibilizarlo con el subsidio para mayores de 52 años o pensión. El 25% de liquidez da muy bajo interés real porque su función es otra, el 25% de oro si es físico se puede recurrir a la compra-venta entre particulares y para el 25% de renta variable se puede usar fondos de reparto de bajo interés.

Las caídas del mercado

La cartera ha funcionado bien durante 50 años. Siempre existe el miedo de que justo ahora deje de hacerlo, pero a mí no me parece un razonamiento lógico. Todos sabemos que debemos ver el largo plazo, pero es muy difícil, bastante bajadas de un día o un mes o un año, para hacernos dudar.

Por estable y segura que sea, es una inversión que va a subir y bajar, como todas. No es un plazo fijo del banco, puede bajar y mantenerse bajo el agua una temporada. Estamos en la típica situación en que la gente duda de las decisiones tomadas, porque está cayendo. Pero entra dentro del comportamiento esperado. No podemos esperar obtener una rentabilidad fija sin bajadas.

La tan temida recesión

Actualizo esta entrada para hablar de la recesión en la que estamos entrando. Estamos en una situación de recesión, en la que todo cae. Para estos casos tenemos el efectivo, para poder seguir comprando cuando todo cae y es precisamente el efectivo el que escasea. Como el efectivo es la unidad de cuenta, no la vemos subir, pero en realidad sí está subiendo en términos de su poder adquisitivo.

La fase de caída en las recesiones no suele ser muy larga. Entre medio año y año y medio más o menos. Los periodos bajo el agua ya es otra cosa. Para la renta variable o incluso para carteras más equilibradas como la bogle, puede ser una década o década y media. Para una cartera permanente 5 años ya sería de récord. En real, en nominal sería menos, que es autoengaño, pero psicológicamente ayuda a llevarlo mejor.

Depende del mercado bajista. En este es que está cayendo todo. Así que la única ancla es el efectivo y un poco el oro. Aun así, está cayendo menos que la renta variable. Al tener efectivo para poder comprar y aprovechar las caídas, la recuperación debería ser también más rápida cuando el mercado vuelva a ser alcista

Este es el escenario que pinta de momento. Aunque no tenemos por qué irnos a que sea una recesión de record, no sabemos cuando va a amainar el temporal, así que lo que queda es aguantar, ser metódicos y seguir remando. Las dudas siempre llegan cuando las cosas bajan, ahí es cuando se pone a prueba la convicción.

Yo por mi parte sé que estoy donde tengo que estar, la siembra ya está hecha y ahora es aceptar lo que venga. Sé que a la larga los frutos serán buenos, pero no se puede dejar de regar. Para quienes están empezando, o siguen pudiendo aportar periodicamente, son muy buenas noticias. Están en rebajas.

La locura de la cartera permanente

Estamos colgados, se nos mire por donde se nos mire. Solo se salva el 25% de Renta Variable. 

  • ¿25% Bonos 30 años? Estáis locos. 
  • ¿25% Oro? Estáis locos.
  • ¿25% Efectivo? Estáis locos.

La Cartera Permanente es la cartera más conservadora construida de la forma más rebelde. La Cartera Permanente no sirve solo para conservar el patrimonio (eso es lo que yo pensé durante años), también crece de una forma más que decente. Para mí, de los mejores ratios de Sharpe que he visto nunca. El mejor crecimiento posible con la volatilidad más reducida posible. Muchas veces la gente, por no tener paciencia de ganarlo despacio, lo pierde rápido.

Harry Browne no eligió bien el nombre. Debería haberla llamado Cartera Permanente y Creciente.

En resumen…

Pero si eso es así con la Cartera Permanente, no me quiero imaginar con otras estrategias que aún siendo buenas, pueden tardar más en entregar los resultados esperados. Si desesperamos en un mes o un año, quizás aguantemos los dos o tres que puede necesitar la cartera permanente para empezar a remontar, pero es más difícil que aguantemos los 7 u 8 de otros tipos de estrategias.

Y si no invertir fuera una opción, pues podríamos buscar otras alternativas, pero no lo es. No existe no invertir.

Lo peor que podemos hacer es ir saltando de unas estrategias a otras buscando lo que “ahora va a dar mejores rendimientos”. Hay que escoger una, la que mejor se adecue a nosotros, la que nos permita dormir tranquilos, conocer bien cómo funciona y qué podemos esperar de ella y, una vez hecho, comprometernos y no dejarnos arrastrar por malos resultados temporales (siempre que estén dentro de lo lógico y esperado). Porque toda estrategia va a pasar por esos baches.

No hay que ver los activos por separado, sino la cartera en su conjunto. Si tenemos todo, es inevitable que algo lo hará mal, es seguro que alguno de nuestros activos, o incluso varios, lo harán mal, pero también que alguno lo hará suficientemente bien como para compensar con creces lo demás.

Estoy hay que interiorizarlo bien, porque forma parte de la estrategia, no es un fallo, es como va a funcionar siempre. Tendremos perdedores y ganadores, lo importante es el funcionamiento conjunto de la cartera completa. Es muy normal, pero lo mejor es que mires la rueda clásica de la Cartera Permanente y analices lo que tienes para las combinaciones más habituales de los 4 escenarios posibles (inflación-deflación-crecimiento-recesión).

Y, en frío y con tiempo, decides si hace falta incluir algún activo, reforzar alguna pata o reducir activos de crecimiento, si te preocupa el futuro y refuerces los defensivos, pero no para los próximos 3 años, sino para lo que venga durante toda tu vida inversora. Tu plan, ahí sí que vale mucho la pena perder horas y horas si tienes el gusanillo.

En mi plan tengo activos que funcionan muy bien con inflación, y algunos que son al revés, me protegen de la deflación y son una ruina a día de hoy, otros ni fu ni fa, son para otras cosas. La cartera perfecta en todos los escenarios no existe, pero sí que existe la cartera que encaje para ti y te deje tranquilo, venga lo que venga.

Es muy fácil hacer una metáfora con los deportes, una corredora de 100 m lisos es una bala, pero ¿y si la pones en una maratón? ¿Y un atleta de decatlón? Pues eso, hay carteras muy específicas (o también locas) y carteras más todoterreno. Todo tiene un precio y estás de enhorabuena, este precio lo pones y decides tú, enfocando la cartera hacia donde tú quieras, pero un % que funcione en cada extremo del círculo es muy interesante, el número de ese % y los activos que lo componen ya lo decides tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio