280.- El Bitcoin está superando al ORO como valor REFUGIO

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

👉 Comprar Bitcoin: https://evitalacrisis.com/ir/kraken

En el episodio de hoy, examinamos la increíble trayectoria del Bitcoin en los últimos años y cómo se está convirtiendo rápidamente en un valor refugio, superando al oro. Desglosando su rendimiento a lo largo del tiempo, exploraremos cómo ha evolucionado esta revolucionaria criptodivisa y lo que esto podría significar para el futuro de la inversión. Acompáñame a explorar el potencial del Bitcoin y descubre por qué es un activo imprescindible en cualquier cartera.

Para empezar, el oro no genera ningún interés ni dividendo. Es decir, que solo ganas dinero si lo vendes más caro de lo que lo compraste. El oro tiene una alta volatilidad. Es decir, que su precio puede subir o bajar mucho en poco tiempo. Y eso implica un alto riesgo. Y dirás: «Vale, pero también puede implicar una alta rentabilidad». Sí, puede. Pero no siempre. De hecho, según Statista, el oro ha tenido un rendimiento anual medio del 4 % desde 1970 hasta 2023.

Eso es menos que la inflación media del 4,5 % en ese mismo periodo. Y por si fuera poco, el oro tiene una alta fiscalidad. Es decir, que tienes que pagar impuestos por las ganancias que obtienes al venderlo. Y esos impuestos pueden ser bastante altos. Y por último, el oro tiene una baja liquidez. Es decir, que no es fácil convertirlo en dinero en efectivo cuando lo necesitas. Tienes que buscar un comprador dispuesto a pagar un buen precio y eso puede llevarte tiempo y dinero. Esto ha hecho que mucha gente se pase a las criptomonedas.

Descubriendo la misteriosa volatilidad de las criptomonedas: ¿Por qué aumentan o pierden valor tan rápidamente?

Las criptomonedas son cada vez más populares en el mercado y, aunque cada vez hay más confianza en su valor potencial, el riesgo de perder dinero sigue estando muy presente. Antes de invertir, es importante comprender la tecnología criptográfica que hay detrás de las criptodivisas, así como el contexto actual del mercado, para garantizar los mejores rendimientos posibles. Operar con criptomonedas ya no es secreto.

Investigar y comprender los fundamentos subyacentes puede ayudarte a tomar decisiones más inteligentes sobre la inclusión de criptodivisas en tu cartera de inversión.

¡Descubre cómo Bitcoin se está convirtiendo en el valor refugio definitivo!

Bitcoin es una moneda digital que responde a las emociones de la gente, más que a una necesidad real. Bitcoin es un producto increíblemente poderoso que tiene el potencial de revolucionar la forma en que almacenamos y transferimos la riqueza.

Con una oferta limitada de bitcoins, la escasez imita el comportamiento del oro, un recurso limitado y escaso, lo que lo convierte en un activo valioso y su valor se deriva de su escasez y de su capacidad para actuar como refugio seguro en tiempos de incertidumbre económica. Por eso se considera a menudo una cobertura frente a los mercados financieros tradicionales y puede brindar a los inversores una importante oportunidad de beneficiarse de grandes ganancias cuando los mercados son volátiles.

Esto ha motivado a muchos inversores a comprar Bitcoin, con la esperanza de que su valor siga aumentando. La mayoría de gente lo compra cuando ve que está subiendo. Piensan que nunca dejará de subir. Sin embargo, invertir en Bitcoin también conlleva cierto riesgo.

Cuando se produce una venta masiva, como en marzo de 2020 debido a la pandemia COVID-19, los inversores pueden entrar en pánico y vender a un precio mucho más bajo del que lo compraron. Esto ha provocado que algunos consideren el Bitcoin y la criptomoneda como una estafa, pero en realidad es únicamente culpa de las emociones.

Pero también hay quienes han obtenido importantes beneficios de sus inversiones en Bitcoin, como quienes compraron dos monedas por 7.000 euros y pudieron venderlas por 27.000 euros, obteniendo un beneficio de 20.000 euros en una sola operación.

La reciente medida de China de prohibir a sus ciudadanos invertir en criptomonedas como activo refugio recuerda a la prohibición de los Estados Unidos de poseer oro físico en 1933, y subraya aún más la importancia de ser conscientes de los riesgos asociados a la inversión en Bitcoin. Básicamente, “te prohíbo que inviertas en criptos como valor refugio”, ya que pienso devaluar la moneda, y así no tendrás escapatoria.

Y así, mágicamente el gobierno puede robarles a sus ciudadanos la mitad de su poder adquisitivo, como ya pasó en EEUU en 1933. Se trata de un intento de restringir el acceso de los inversores a un activo seguro. Esto pone de relieve la importancia de las criptomonedas como alternativa viable a las inversiones tradicionales.

¿Cómo se consiguen los bitcoins?

Pues hay varias formas de conseguir bitcoins. Una de ellas es comprándolos con dinero tradicional en una plataforma como kraken o un cajero automático de bitcoins. Otra forma es minándolos. Minar los bitcoins es el proceso de crear nuevos bitcoins resolviendo problemas matemáticos complejos con ordenadores potentes. Es una forma de mantener la seguridad y el funcionamiento de la red bitcoin. No te recomiendo que te metas en eso. Es mejor que compres los bitcoins o que los ganes de otra forma.

Por ejemplo, puedes vender productos o servicios y aceptar bitcoins como pago. O puedes hacer tareas o encuestas en línea y recibir bitcoins como recompensa. O puedes invertir en plataformas o aplicaciones de finanzas descentralizadas que te pagan intereses o beneficios en bitcoins u otras criptomonedas.

¿Y qué tienen de malo las criptomonedas?

Pues varias cosas también. Para empezar, las criptomonedas tienen una altísima volatilidad. Es decir, que su precio puede subir o bajar muchísimo en muy poco tiempo. Y eso implica un altísimo riesgo. Y me dirás: «Vale, pero también puede implicar una altísima rentabilidad». Sí, puede. Pero no siempre tampoco. De hecho, según Investing.com, las criptomonedas han tenido un rendimiento anual medio del 1.500 % desde 2013 hasta 2023. Eso es mucho más que la inflación media del 1 % en ese mismo periodo.

Pero también han tenido caídas espectaculares de hasta el 95 % en algunos años. Y eso puede suponer perder casi todo tu dinero. Y por si fuera poco, las criptomonedas tienen una alta incertidumbre regulatoria y legal. Es decir, que no se sabe muy bien cómo van a ser tratadas por los gobiernos y las autoridades fiscales en el futuro. Y eso puede afectar a su valor y a su aceptación como medio de pago. Porque algunos países pueden prohibir o limitar su uso o su comercio por motivos de seguridad o de control monetario.

O porque pueden exigir declararlas o pagar impuestos por ellas como cualquier otra inversión o ganancia patrimonial. Y por último, las criptomonedas tienen una baja usabilidad y accesibilidad. Es decir, que no son fáciles de usar ni de acceder para la mayoría de la gente. Tienes que tener conocimientos técnicos y financieros para entender cómo funcionan y cómo operar con ellas. Y tienes que tener cuidado con los hackers, los estafadores y los errores humanos que pueden hacer que pierdas tu dinero o tu acceso a él.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *