vivir-a-credito

Por qué vivir a crédito es un error que debes evitar

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

¿Sabes cuáles son las consecuencias de vivir a crédito? ¿Vivir en una economía sin crédito es posible? Nos lo ponen en bandeja y es demasiado tentador. Mes a mes y ni te enteras, y ese es el problema.

La gente compra productos de consumo a crédito con la misma naturalidad con la que mis perros me piden salir al patio.

En este episodio del podcast y en este post te explico por qué es un error que puede afectar tu economía y tu bienestar. Aprende a manejar tus finanzas personales de forma inteligente y a evitar el endeudamiento innecesario.

377.- El mayor problema que tiene la CLASE MEDIA para mantener su Salud Financiera (y un montón de ideas para solventarlo)

En el episodio de hoy te vengo a hablar del mayor problema que tiene la clase media, y no, no son los políticos (que un poco también), sino los ahorros.

La capacidad de ahorrar un dinero que tiene la clase media los convierte en un objetivo para quedarse con esos ahorros por parte de un depredador autóctono que siempre está al acecho y que nunca pierde. El Banco.

Sólo hay dos clases sociales: los que son dueños absolutos de su tiempo y los que no.

Te hablo de activos y pasivos y porque tienes que enfocarte en conseguir aumentar tu columna de activos. Te cuento algunos (y un poco más abajo te dejo más de 40). También te explico como se financian los ricos, porque si, la gente que tiene dinero también piden financiación. La diferencia es que no lo pagan ellos, ¿Quieres saber como lo hacen? Pues te lo cuento en este episodio.

Te dejo a continuación enlaces para ampliar el episodio:

¿Qué significa vivir a crédito?

Vivir a crédito significa gastar más de lo que ingresas, financiando tus compras con tarjetas de crédito, préstamos o cualquier otra forma de deuda. Es una forma de vivir por encima de tus posibilidades, sin tener en cuenta tu capacidad de pago ni tus objetivos financieros.

Muchas personas recurren al crédito para satisfacer sus deseos o necesidades inmediatas, sin pensar en el futuro ni en los intereses que tendrán que pagar. Otras personas se ven obligadas a vivir a crédito por situaciones imprevistas o emergencias que les impiden llegar a fin de mes.

Aquí no pasa nada. Se saca la tarjeta y “ya lo pagaremos poco a poco”. Mes a mes, letra a letra o sablazo a sablazo más bien.

En mi caso, lo tengo muy claro: no compro absolutamente nada a crédito.

Las financiaciones al 0% me importan una pizza de piña. Las ofertas, promociones, chollos… que ofrecen los comercios si y sólo si financias la compra, lo mismo.

Son una tomadura de pelo.

Si no puedo pagar algo al contado, no lo compro. No me engaño a mí mismo. Es así de simple. Pero claro, no siempre fue así, de ahí mis dos quiebras.

Sea cual sea el motivo, vivir a crédito tiene una serie de riesgos y desventajas que debes conocer y evitar.

¿Qué riesgos y desventajas tiene vivir a crédito?

Algunos de los riesgos y desventajas de vivir a crédito son:

  • Pagas más por lo que compras. Al usar el crédito, no solo pagas el precio del producto o servicio que adquieres, sino también los intereses y comisiones que te cobra la entidad financiera. Esto hace que el coste real de lo que compras sea mucho mayor que el que ves en la etiqueta.
  • Reduces tu capacidad de ahorro e inversión. Al vivir a crédito, gran parte de tus ingresos se destinan a pagar las cuotas de tus deudas, lo que te deja menos dinero disponible para ahorrar e invertir. Esto limita tu crecimiento financiero y te impide alcanzar tus metas económicas.
  • Generas estrés y ansiedad. Vivir a crédito puede provocarte una sensación de angustia y preocupación constante por no poder hacer frente a tus obligaciones financieras. Esto afecta tu salud mental y emocional, así como tu calidad de vida y tu felicidad.
  • Dañas tu historial crediticio. Si vives a crédito y no pagas tus deudas a tiempo o incurres en impagos, perjudicas tu historial crediticio y tu puntuación o score. Esto dificulta tu acceso a futuros créditos o condiciones más favorables cuando los necesites.
vivir-a-credito

Como ves, vivir a crédito es un error que debes evitar si quieres mejorar tu economía personal y tu bienestar. Pero, ¿cómo puedes hacerlo? Aquí te doy algunos consejos prácticos.

¿Cómo dejar de vivir a crédito?

Estos son algunos consejos que te pueden ayudar a dejar de vivir a crédito y a mejorar tu economía personal:

  • Haz un presupuesto mensual. El primer paso para dejar de vivir a crédito es tener claro cuánto ingresas y cuánto gastas cada mes. Para ello, puedes hacer un presupuesto mensual donde anotes todos tus ingresos y gastos fijos y variables, y así saber cuánto dinero te queda disponible al final del mes. Si quieres saber cómo hacer un presupuesto mensual, puedes leer este artículo.
  • Reduce tus gastos innecesarios. Una vez que tengas tu presupuesto mensual, analiza tus gastos y elimina o reduce aquellos que no sean imprescindibles o que no te aporten valor. Por ejemplo, puedes ahorrar en servicios como la luz, el agua o el teléfono, o en hábitos como comer fuera o comprar cosas que no necesitas.
  • Aumenta tus ingresos. Otra forma de dejar de vivir a crédito es aumentar tus ingresos. Para ello, puedes buscar fuentes de ingresos alternativas o complementarias a tu trabajo principal, como hacer horas extras, vender cosas que no usas o crear un negocio online.
  • Paga tus deudas cuanto antes. Si ya tienes deudas, trata de pagarlas cuanto antes para liberarte de ellas y ahorrar en intereses. Para ello, puedes usar estrategias como la bola de nieve o la avalancha, que consisten en ordenar tus deudas según el saldo o el interés y pagarlas empezando por la más pequeña o la más cara.
  • Crea un fondo de emergencia. Un fondo de emergencia es un ahorro o, como yo lo suelo llamar, colchón de tranquilidad, es un dinero que te permite hacer frente a situaciones imprevistas o urgentes sin tener que recurrir al crédito. Lo ideal es que tengas un colchón de tranquilidad equivalente a 2 años de tus gastos mensuales, pero puedes empezar con menos. Para crearlo, puedes destinar una parte de tus ingresos cada mes o usar ingresos extraordinarios como una paga extra o un regalo. Si quieres aprender cómo crear un colchón de tranquilidad, puedes leer este artículo.
  • Usa el crédito de forma responsable. El crédito no es malo en sí mismo, siempre y cuando lo utilices de forma responsable y consciente. Esto significa que solo debes usar el crédito cuando sea necesario, cuando tengas la capacidad de pago y cuando el beneficio sea mayor que el coste. Por ejemplo, puedes emplear el crédito para comprar una casa, para invertir en tu educación o para aprovechar una oportunidad de negocio.

Estos son algunos consejos que te pueden ayudar a dejar de vivir a crédito y a mejorar tu economía personal. Pero la clave es ser tu propio banco y pagar solo lo que te puedas permitir. Y si quieres algo que no puedes pagar, primero genera los flujos.

Primero generamos los flujos y luego nos damos los lujos. Clic para tuitear

Si quieres aprender más sobre este tema, te invito a ver este video donde te explico con más detalle por qué vivir a crédito es un error que debes evitar.

Toma las riendas de tus finanzas, aprende a administrarte mejor, y disfruta de una vida más libre y abundante, sin deudas, como ya lo hacen millones de personas a tu alrededor. Espero que te haya gustado este artículo y que te haya sido útil. Si es así, compártelo con tus amigos y familiares para que ellos también puedan beneficiarse de esta información. Y si tienes alguna duda o comentario, déjamelo abajo y te responderé lo antes posible.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *