Retribuciones en especie

España: Ahorrar impuestos con retribuciones en especie

¿Quieres pagar menos impuestos? ¿Te has preguntado que puedes hacer para pagar menos IRPF? En España, las empresas pueden ayudar a sus empleados a ahorrar impuestos ofreciendo una remuneración en especie. Este tipo de remuneración es ventajoso tanto para el empleador como para el empleado, ya que ayuda al empleado a reducir sus ingresos imponibles y al empleador a ahorrar en costos de nómina.

En este artículo te contaré las ventajas de la remuneración en especie en España y cómo puede ayudarte a ahorrar en impuestos. Como casi siempre, es fundamental la planificación para conseguir un ahorro de impuestos significativo.

No en todas las empresas es posible, pero si tienes la oportunidad, te recomiendo valorar cambiar parte de tu sueldo por un pago en especie.

¿Qué son los pagos o las remuneraciones en especie?

Se trata de una forma de compensación que se realiza al trabajador y se caracteriza por no ser una retribución en efecto. Entre estas remuneraciones exentas de tributación se incluyen, por ejemplo, el uso de la guardería, los seguros médicos, el transporte colectivo, el alojamiento, el alquiler de un coche, el uso de un establecimiento de hostelería, etc. Estas exenciones fiscales son las mismas para los pagos en especie que para las retribuciones en efectivo, siempre que no superen los 12.000 euros anuales.

Los pagos en especie están sujetos a tributación como una retribución en efecto, esto quiere decir que el trabajador debe tributar por esos beneficios laborales, al trabajador se le deducirá el importe correspondiente a estas remuneraciones en especie en la declaración de la renta. Es importante destacar que, en la mayoría de los casos, los pagos en especie están sujetos a una exención fiscal.

Esto significa que el contribuyente solo tendrá que tributar por cantidades superiores a los 1.500 euros anuales, debiendo abonar el 11% sobre el exceso. Esto sigue siendo un gran ahorro fiscal, ya que si recibes una retribución en efecto, es decir, en tu nómina, deberás tributar por la totalidad de la cantidad percibida.

Sin embargo, hay algunas excepciones en lo que respecta a los pagos en especie. Por ejemplo, los pagos realizados por la entrega de acciones o participaciones están sujetos a tributación por el importe total de las mismas, sin límite de exención. Así mismo, es fundamental destacar que los pagos en especie están exentos de tributación cuando se efectúan de manera directa o cuando se perciben por parte del cónyuge o los descendientes.

Esto significa que estas remuneraciones en especie tampoco se tributan en la declaración de la renta.

En definitiva, los pagos o las remuneraciones en especie son formas de compensación que se hacen al trabajador y que, en la mayoría de los casos, están sujetos a una exención fiscal. Aunque existen algunas excepciones en lo que respecta a la tributación de estas remuneraciones, se trata de una opción atractiva para el contribuyente, ya que supone un ahorro fiscal respecto a las retribuciones en efecto.

¿Cuánto es el máximo que puedes recibir en forma de retribución en especie?

En primer lugar, es importante señalar que, independientemente de si la remuneración en especie está sujeta a impuestos sobre la renta o no, la ley determina que la remuneración en especie no puede exceder el 30% del salario. Por ejemplo, si tu salario total es de 1000 euros al mes, el monto máximo que puedes recibir por remuneración en especie no puede exceder el 30% de tu salario (es decir, 300 €), a menos que obtengas una autorización especial de la autoridad competente.

Retribuciones en especie

¿Qué beneficios fiscales tienen la retribución en especie?

Cuando hablamos de beneficios fiscales, es fundamental recordar que la remuneración en especie es ingreso proveniente del trabajo, y en la declaración de la renta debe ser agregada como tal. La clave para estos beneficios tributarios es que algunos tipos de remuneración en especie están exentos de tributación, hasta un límite determinado. Esto significa que puedes beneficiarte de ahorros fiscales significativos sin afectar a tus ingresos generales. Entonces, ¿cuáles son estas remuneraciones en especie que están exentas de impuestos?

  • Cheques de comida o tickets restaurante: Si utilizas vales de comida o tarjetas de tickets restaurante, no tendrás que tributar por ellos hasta un máximo de 11 euros al día laboral. Pero cuidado, solo puedes usarlos en establecimientos de hostelería y deben ser intransferibles. La verdad es que es una forma de ahorrar muy interesante porque es ¡Comida gratis!
  • Cheque o tarjeta para abono transporte: Si tu empresa te da un abono de transporte público para ir al trabajo, puedes ahorrarte hasta 1.500 euros al año en impuestos. Al precio que están los combustibles no está nada mal ¡Transporte al trabajo sin pagar!
  • Servicios de guardería: Si tienes hijos, tu empresa te puede ayudar pagando la guardería. No existe ningún límite de exención en los cheques guardería, y se aplicaría a la totalidad de la cuota, siempre y cuando se cumpla el límite general del 30%.
  • Acciones de la propia empresa: Si la empresa te da acciones, podrás deducirte hasta 12.000 euros al año en impuestos, siempre y cuando el reparto sea en las mismas condiciones para todos los trabajadores, que estos títulos se mantengan 3 años y que la participación no supere el 5%.
  • Formación para trabajadores: Las cantidades destinadas por la empresa para la formación y reciclaje del personal de los empleados estarán exentas cuando vengan exigidas por el desarrollo de sus actividades. Si tu empresa te ofrece cursos de formación relacionados con tu trabajo, no tendrás que tributar por ello. También estarán exentos los servicios de educación preescolar, infantil, primaria, secundaria obligatoria, bachillerato y formación profesional que la empresa preste a los hijos de sus empleados, con carácter gratuito o por precio inferior al de mercado. ¡Mejora tus habilidades!:
  • Seguros para los trabajadores: Si la empresa contrata un seguro médico para ti y tu familia, podrás deducirte hasta 500 euros por cada uno de ellos en impuestos. Estarán exentos los seguros que paga la empresa y que cubren los accidentes laborales o de responsabilidad civil del trabajador, así como las cuotas que paga la empresa para seguros privados de salud que cubran al trabajador, a su cónyuge y descendientes siempre que no excedan determinados límites. ¡Protege tu salud!

En resumen…

¿Estás buscando la mejor manera de ahorrar dinero en el próximo IRPF? ¿Quieres conocer todas las posibilidades para reducir el importe a pagar? Entonces debes saber que existen distintas opciones de retribución, como el salario en especie y que hay distintos tipos de retribuciones en especie totalmente o parcialmente exentos de tributar. 

El salario en especie se refiere a la parte de la retribución que tu empleador te paga de forma no monetaria, es decir, con bienes o servicios en lugar de dinero. Esto es interesante para aquellos que no pueden aplicar ciertas deducciones (como la deducción por alquiler, ciertas deducciones autonómicas…), ya que su base imponible supera los límites establecidos para ello y le permite disfrutar de los beneficios de una retribución en especie sin tener que pagar nada por ello.

Además, al optar por este tipo de retribución, la cantidad a declarar como salario y la base imponible del contribuyente se reducen. 

Por otro lado, las rentas en especie son un tipo de retribución en la que el empleador te puede dar la posibilidad de utilizar un bien o un servicio determinado. Esto puede incluir tener un vehículo de empresa, el acceso a un gimnasio, la asistencia a un curso de formación, entre otros. Estas formas gratuitas de retribución en la que el empleador entrega al trabajador un bien o servicio, no tienen ningún coste para el mismo. 

En conclusión, opta por estas modalidades de retribución en especie puede ser una buena opción para esos contribuyentes que quieren ahorrar dinero en el próximo IRPF. No obstante, es importante que antes de optar por cualquier opción, te informes bien sobre los términos y condiciones de cada una, para que aproveches al máximo los beneficios de estas retribuciones.

Si quieres saber todas las posibilidades de ahorrar en la próxima declaración del IRPF, puedes consultar también cómo recortar tus impuestos.


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *