Saltar al contenido

¿Cuáles son las principales ventajas y funciones de los créditos rápidos?

créditos rápidos

Hoy en día sería muy extraño que no hubiéramos oído hablar de ellos. Los créditos rápidos son muy utilizados si queremos tener a nuestra disposición una liquidez extra.

Si un mes nuestros gastos han sobrepasado nuestros ingresos o, hemos tenido un gasto imprevisto, puede ser la solución para llegar a final de mes. Puede ser la ayuda que necesitamos para pagar una factura elevada que no habíamos previsto. Una multa con reducción por pronto pago, la factura del taller tras una avería en nuestro vehículo, sustituir un electrodoméstico por rotura, etc.

Obviamente, también podemos utilizarlos para darnos un capricho. Pagar el viaje de las tan merecidas vacaciones, comprarnos el último teléfono móvil inteligente, etcétera.

Principales características de los créditos rápidos

Trámites mínimos

Por lo general, no suele ser necesario presentar papeles una y otra vez con la misma información. No todas las entidades solicitan lo mismo, pero, por norma habitual, sólo necesitaremos un justificante que demuestre que estamos recibiendo unos ingresos constantes, una copia del DNI y nuestro número de cuenta bancaria para recibir el dinero y pagar los plazos, si es que al final nos conceden el crédito.

Sólo con esto ya nos van a decir si nos lo conceden o no. No te van hacer perder el tiempo, te responderán bastante rápido. Lo único que no se puede garantizar, es que te respondan afirmativamente. Pero podrás buscar otra opción rápidamente.

Velocidad

Quizás sea la principal característica de este tipo de créditos. Cuando los necesitamos, suele ser por un imprevisto y, solemos necesitarlo con urgencia. En la banca tradicional, te van a tener pendiente y mordiéndote las uñas durante semanas. De igual que sean mini créditos rápidos. Y, además, nada nos garantiza que no nos lo denieguen.

Sin embargo, con los créditos rápidos podrás tener el dinero en tu cuenta bancaria en tan sólo 24/48 horas, tras aprobarse nuestra solicitud. Y, si tuviéramos la suerte de tener en nuestra cuenta en uno de los bancos en los que la entidad financiera tiene la suya, podríamos tener el dinero en minutos.

Requisitos

Cuando solemos necesitar este tipo de créditos rápidos, solemos estar en una situación, cuanto menos, tensa. De hecho, es posible que hayamos ido encadenando “desgracias” y que eso sea lo que nos hace necesitar este dinero. En la banca tradicional no van a darte un préstamo si no tienes una nómina.

Sin embargo, para solicitar un crédito rápido, simplemente necesitas demostrar que está recibiendo, de forma habitual, ingresos. Es decir, con una prestación de algún tipo o cualquier otro tipo de ingreso, debería ser suficiente.

Si estás incluido en ASNEF o cualquier otra lista de morosos, la banca tradicional tampoco te va a conceder ningún préstamo. Hace algún tiempo, si nos encontrábamos en cualquiera de estos registros, ya nos podíamos olvidar de pedir cualquier tipo de crédito. Hoy en día ya no es así. Es algo a tener en cuenta, pero ya no tiene la misma importancia que hace algún tiempo.

WannaCash, sería una de estas entidades que pueden salvarnos en una situación apremiante. Últimamente son muy populares en la red de redes y tienen muy buenas opiniones. Quizás sea porque en 30 segundos puedes conseguir un crédito rápido, gracias a la claridad de su página web. Y, si es la primera vez que lo solicitas, puedes conseguirlo hasta sin intereses. Obviamente, las opciones son muchísimas.