¿Tienes un coche? Si eres como la mayoría de los estudiantes de la universidad, que o bien no tiene un coche o si lo tienes es un pedazo de basura. La universidad es el momento perfecto para aprender a utilizar el transporte público.Puedes ahorrar dinero en el seguro del coche (caro especialmente para la gente de menos de 25), la gasolina o gasoil (caro para todo el mundo independientemente del precio del barril), y tickets de aparcamiento (a menos que te guste tirar los dados con aparcamiento en la calle). Además, adiccionalmente a todos esos beneficios financieros personales, vas a hacer algún bien al entorno si no consumes la mayor cantidad de combustible, produciendo tanta contaminación, y todas esas otras cosas buenas en relación con el uso del automóvil personal.

Puedes usar el Abono transportes (pagas una cantidad al mes), y podrás usar todo el transporte público que cubra tu zona sin gastar un solo euro mas. Ya que tienes este transporte tan barato, podrás aprender las rutas de autobús mas intrincados de tu zona y podrás llegar fácilmente a donde quieras. En pocos meses tendrás el hábito de tomar el autobús y eso es un buen hábito, especialmente si terminas viviendo en un área metropolitana, donde los costes de poseer un coche son significativamente mayores que en el quinto pino (en el entorno rural, donde yo vivo por ejemplo).

¿Qué vas a ahorrar? Bueno, si conduces 12,000 km al año, tienes un coche normal y pagas 1.19 € por litro de gasoil (precio real de ayer mismo), ahorrarás la friolera de 2.000 € en tu bolsillo. Tampoco necesitarás un seguro, pagar el numerito del coche o pagar por el mantenimiento o muchas de las otras cosas auxiliar no incluidas en el precio. Para un cálculo rápido, el 44,5 por km, en 12.000 y puede disparar los costes alrededor de 5,340 € al año. Eso es unos buenos ahorros. Y esto si no haces como yo que ya que es uno de tus primeros coches, lo utilizas para todo (todo todo).

(No es exacto hacer los cálculos de esta manera, pero me imagino que es lo suficientemente aproximado para que te hagas una idea de lo mucho que estás ahorrando)

Este artículo es parte de una nueva serie que he empezado y que llamé Finanzas Personales para estudiantes universitarios (de ahí, FP Universidad).

Pin It on Pinterest

Share This