Libertad Financiera, Independencia Económica es la segunda parte de este artículo, por si quieres empezar desde el principio.

Según esta definición, la riqueza no esta en amasar una cantidad ingente de dinero a cualquier precio, sino que lo que reciba por mi trabajo sea lo suficiente y necesario lo para vivir y convivir en armonía conmigo y mi familia y amigos.

Pero si yo consigo generar ingresos residuales y recurrentes de mis Activos que supongan esos 2.000 euros mensuales, aun no sería rico, pero sería adinerado, y ya no dependería de mi empleo pues tendría mis gastos cubiertos y habría alcanzado la Libertad Financiera. Si además todo excedente de esos gastos mensuales lo volviera a reinvertir en mi columna de activos, estaría ya rozando la riqueza.

Eso es libertad financiera, independencia económica. Que no quiere decir que no trabajes. Quiere decir que trabajas en lo que disfrutas sin tener que preocuparte de donde vendrá el próximo euro.

El Banco de España recomienda tener ahorrada la cantidad equivalente a un periodo de 6 meses a un año. Yo os recomiendo tener ahorrada la cantidad necesaria para dos años. Imagínate cómo puedes estar de tranquilo cuando te llame tu jefe a su despacho, o si las cosas vienen mal dadas, teniendo dos años cubiertos para reponerte. Si además este dinero ahorrado lo tenemos en una cuenta remunerada que nos vaya dando un buen interés, mejor que mejor. Recuerda que tienes que tenerlo disponible en cualquier momento, por este motivo no os recomiendo invertirlo.

Por eso mi definición de la riqueza sería una adaptación de la definición de Buckminster. Sería tener los ingresos mensuales cubiertos por mi flujo de efectivo, generado por mi columna de activos y lograr así la Libertad Financiera que es como empezar a lograr la riqueza, y esto no es tan difícil como tener muchísimo dinero.

Ahora tienes que adaptar la definición a tu estado actual, y es que lo más importante de esta definición es que es adaptable a las necesidades de cada uno.

El éxito es una de las ciencias exactas más bien estudiadas por el hombre. Se sabe absolutamente todo acerca del éxito. Tanto es así, que El éxito es inevitable. El éxito es predecible. Bajo ciertas circunstancias, bajo cierto sistema de pensamiento y de comportamiento el éxito es inevitable, no se puede parar. Pero es cierto también que para ello, tenemos que crear una mentalidad ganadora.

Sabemos que la humanidad ha estudiado y estudia el éxito, que hay más libros sobre este tema que sobre cualquier otro y que están estudiados e identificados los factores para el éxito. Pero si sabemos tanto sobre el éxito, ¿cómo puede ser que haya tantas personas que están fracasando? ¿Qué es lo que no estamos haciendo bien para que, teniendo todo el conocimiento, haya tantas personas que se sientan o digan que están fracasando? La respuesta es muy sencilla, y no es ningún secreto.

El éxito en cualquier área de tu vida, aunque teniendo en cuenta que hoy estamos hablando de la prosperidad, hablamos del éxito económico, de la libertad financiera, solo te pide que pagues los precios. Muchas personas cuando encuentran el precio que tienen que pagar para conseguir algo dicen “no voy a pagarlo”. Es por esto por lo que muchas personas no consiguen lo que quieren.

Cuando quieras algo de la vida averigua su precio. Y págalo. Págalo con gusto, por anticipado si puedes. Porque tarde o temprano tendrás que pagarlo. Yo es lo que he hecho. Cuando me adentré en un terreno desconocido para el que no tenía ni formación ni experiencia y escribí mi primer artículo en mi primer web. En aquel momento yo pague un precio terrible en atrevimiento, en vencer miedos, en salir de zonas cómodas, en tener que empezar de 0. Solo tenía algo que pese a todo tiene un gran bagaje, la pasión. Lo mismo me paso cuando escribí mi primer libro. No tenía ni idea de cómo lo haría, solo sabía que lo iba a hacer. Y así ha sido. Hoy estás leyendo el segundo.

Por eso os quiero dar mi testimonio, no ejemplo, porque yo no soy ejemplo para nadie, pero si testimonio de que cualquiera puede hacer o conseguir todo aquello que quiera hacer o conseguir. Pero no es barato. Todo tiene un precio. Y hay que pagarlos, siempre hay que pagar precios. Que no quiere decir pagar dinero.

Todos los precios que pagamos lo hacemos en transformación. Porque la persona que quiere conseguir aquello que yo quiero conseguir, es mejor que la persona que yo soy hoy. Necesito transformarme, necesito superar límites, necesito desarrollar talentos, necesito crecer, necesito, a un nivel más metafísico, expandir mi conciencia y desde ese nivel de conciencia, lo que quiero es posible, pero desde mi nivel de ignorancia presente, eso no es posible, y esa es la gran transformación.

Y tu ¿Qué opinas? ¿Ves sensata la definición? ¿Tienes tu otra? ¿Estás de acuerdo con los conceptos?

Pin It on Pinterest

Share This