¿Por qué los gobiernos NO quieren el bitcoin?

Empecemos por el principio. Digamos que el Oro, la Plata y el Bitcoin (y todas las criptomonedas, claro está) son un obstáculo para los gobiernos… ¡Pero no por las razones que tú piensas! El Bitcoin está de moda, y hay miles de expertos que conocen al dedillo la base tecnológica de la moneda. Pero a veces olvidan que “No puedes correr, si aún no has aprendido a caminar”. Y en cuestiones económicas, deberías cuestionar tus creencias. Me explico:

Mucha gente sigue creyendo a día de hoy que el dinero que existe está respaldado por oro. Pero eso No es cierto. El patrón oro terminó en 1971, pero tranquilos que fue de forma temporal… Imagino que con tantas crisis se les ha olvidado.

Sigamos suponiendo. Digamos que al gobierno y a los bancos les interesa tener una masa crítica ignorante con los temas económicos, que no se planteen cosas. El dinero Fiat o fiduciario (€, $, £…), es el que aprueban los gobiernos, es el único dinero LEGAL a día de hoy. Imaginemos que un mes vas mal de dinero… Simplemente, Tú NO PUEDES imprimir MÁS DINERO, ya que sería un delito e irías a la cárcel de inmediato. Pero mi pregunta es… ¿Por qué un banco si puede? ¿Por qué un gobierno puede?

Cuando un Estado quiere más dinero, o está a punto de quebrar, el banco central simplemente imprime dinero de la nada… y se lo entrega al gobernante de turno. Así, sin más (Ya pasó con Grecia, España, Portugal…). Piénsalo… Si tú pudieras crear dinero de la nada… ¿Qué harías? Si todos los gobernantes fuesen personas ejemplares, honradas y trabajadoras, si no hubiese corrupción en el mundo… podrían acabarse mañana mismo todas las guerras, y alimentar a los millones de personas pobres que mueren de hambre.

Por desgracia, ningún político, sea del país que sea o del color que sea, mira más allá de los 8 años que se mantiene en el poder. Esto hace que demos patadas a la pelota (la deuda) y se la pasemos a la siguiente generación (o candidato).

España y las criptomonedas

España es uno más de los que quiere cargarse las criptomonedas. Eso ya lo sabemos. Los gobiernos están muy desesperados por CONTROLAR. Pero NO NOS PUEDEN CONTROLAR. Querer controlar Bitcoin es como pretender controlar cuánto dinero en efectivo se mueve: ¿cómo puede el Estado saber EXACTAMENTE cuánto dinero guarda la gente en su casa en efectivo? Si no se lo decimos… ¡Es imposible que lo sepa!

Y la única forma de que te embarguen tu dinero en efectivo es QUE SE LO DES. O que lo guardes en un BANCO. No hay otra forma.

Te lanzo algunas preguntas más:

  • ¿Sabes cómo se crea el dinero? ¿Conoces la historia del dinero?
  • ¿Entiendes el concepto “Inflación”?
  • ¿Sabes que con la excusa de “la crisis” se ha imprimido más dinero en el último año, que toda la Oferta Mundial de Oro existente?
  • ¿Piensas que “imprimir dinero a lo loco” tiene consecuencias?

Y esto nos lleva a la pregunta del título, ¿Por qué los gobiernos NO quieren el bitcoin? Básicamente, a los Bancos Centrales y gobiernos NO LES GUSTA el Bitcoin porque, simplemente, no pueden manipularlo. Y es por eso que lo ven con malos ojos… y directamente lo quieren prohibir. O sacar su alternativa, que en nuestro caso es…

El Euro digital

El BCE teme una fuga de depósitos en la banca con la llegada del euro digital. Y es que poco a poco la gente se alejará de una banca en modo monopolio, que hace lo que le da la gana, y tienen que encontrar algo que evite la fuga de clientes maltratados que, cuando podamos, los dejaremos solos.

No sé por qué ven tanto problema en que tengamos una alternativa para depositar euros de forma básica y solo si los bancos comerciales se ponen las pilas ofreciendo buenos intereses, funcionalidades y trato al cliente, nos decidamos a prestarles nuestro dinero, como es lógico. Si hay una fuga de depósitos es porque esos bancos no son competitivos, ya está.

Yo no me fio nada de divisas fiat digitales. Me parece, que serán una forma de controlar aún más a la población, similar a China con el sistema de puntos de buen ciudadano. Además, que el euro digital no imposibilita el que se cree más, o eso tengo entendido, que es el principal problema de las divisas fiduciarias y el motivo de por qué son inflacionarias.

Está claro, sigue siendo dinero fiduciario, pero en este caso, digital, que suena más molón y más 2.0. Es que, aunque parece que pretendan llevarnos a engaño, no es una criptomoneda. Son el mismo dinero de siempre, pero en formato digital. Con la diferencia de que no serán tan necesarios los bancos tradicionales… Y ahí radica ese miedo, para tenerlo al cerocientos por cien, lo tengo en mi bolsillo (digital).

Pero de alguna manera, con la banca online y las tarjetas de crédito/débito (que ni hacen falta físicamente con el NFC del móvil o de los smartwatches) los € son ya casi dinero digital. Yo llevo un mismo billete de 20 € desde hace meses en la cartera para por si acaso y una moneda de 50 céntimos para el carro del Carrefour, eso es todo lo que interactúo con dinero físico. Pero cuando estás en caos financiero, lo mejor es utilizar dinero físico, porque eres más consciente.

La diferencia es que funciona a través de la banca tradicional, quién tiene sus cuentas corrientes, emite las tarjetas, etc. La idea del euro/dólar digitales es que, en cierto modo, tu cuenta dependería directamente del banco central y no de la banca comercial o privada. Claro que eso mismo se podría hacer igualmente con el euro actual, cada vez la banca tradicional tiene menos sentido.

Eso sería convertir el Banco Central Europeo en un banco comercial, al final, prestando servicios a clientes individuales. Eso no es la función de un banco central. La banca tradicional tiene sentido y lo seguirá teniendo como minorista, un tema distinto es que se tienen que poner las pilas y dar el servicio que quieren sus clientes, no el que quieren ellos o la gente se seguirá yendo a los neobancos. Pero vamos, como cualquier minorista.

El Banco central de turno, si desarrollará actividad bancaria prestando y tomando prestado, pero a otros bancos. Con un euro digital no hay por qué tener esa limitación. Aunque la idea es que su función se mantenga limitada a la emisión de euros. Pero puesto que es 100% digital, no es necesario un banco comercial para su depositaría, similar a como funcionan las wallets de Bitcoin. Son simplemente direcciones únicas, sin ningún tipo de carga de trabajo para el banco central asociado al hecho de tener esas direcciones.

Otra cosa es el tema de prestar y tomar prestado, para todos esos servicios bancarios si tienen sentido los bancos tradicionales, incluso con un euro digital. Y se podría controlar y programar como ellos quisieran. Se podrían crear programas que bloqueasen tu dinero para determinadas compras en función de cómo te comportases. Es un primer paso hacia un sistema de crédito social como el de China.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba