Cuando empiezo con un nuevo cliente lo primero que reviso podría ser una sorpresa para vosotros. ¿Tiene muchos activos? No antes de eso. ¿Sabe lo mínimo de conceptos financieros? Pues no, no eso tampoco, ese es mi trabajo. Entonces, debe ser revisar su cuenta de explotación, ¿verdad? Pues tampoco, tercer fallo. Strike tres, eliminado. Lo creas o no, lo primero que reviso es asegurarme de si tiene suficiente dinero en su Fondo de emergencia (Colchón de tranquilidad), de hecho antes que eso, reviso si tiene uno.

¿Cuánto es suficiente para un Fondo de emergencia (Colchón de tranquilidad)?

Por lo general, de 3 a 6 meses de gastos es la norma y es lo que recomienda el Banco de España. Pero en estos días y con una edad donde las tarjetas de crédito están al día y sabiendo que las deudas de vivienda han hecho daño a muchas familias, yo os recomendaría tener el valor de los gastos de por lo menos 12 o 24 meses. Si tienes un trabajo que esta orientado a las ventas y a los cobros por comisión, también debería ser más próximo a los 12 o 24 meses. Disponer de una reserva de efectivo, te protege a ti mismo de tener que utilizar formas de endeudamiento de alto coste, es decir, tarjetas de crédito, préstamos rápidos, préstamos hipotecarios o líneas de crédito.

¿Dónde poner tu fondo de emergencia?

Queremos que el dinero tenga liquidez. Esto es una necesidad. Cuentas Corrientes, cuentas de ahorros de alto rendimiento, cuentas del mercado monetario, Certificados de Depósitos y los fondos de renta fija a corto plazo son buenos lugares para aparcar tu dinero.

La liquidez se refiere a la rapidez con que un activo puede ser convertido en dinero en efectivo. Tu casa, pese a la creencia popular y como os he dicho varias veces a lo largo del blog, no es un activo, y menos aun líquido, ya que podrías tardar meses en venderla. Una casa a no ser que la tengamos alquilada, saca dinero de nuestros bolsillos (gastos, mantenimiento, recibos, etc), por lo que es un pasivo. Puedes aprender mas aquí sobre activos y pasivos.

Las acciones bursátiles son un poco más líquidas que los bienes raíces, pero puedes perder dinero en las operaciones, y mas si te ves obligado a vender en un momento en el que el mercado para tus acciones sea el menos favorable. La bolsa requiere preparación sino funciona como una casa de apuestas, y nosotros invertimos, no apostamos.

A pesar de que los intereses sobre las inversiones líquidas apenas pueden cubrirse por la inflación, el menor riesgo vale la menor rentabilidad cuando puedas necesitar el dinero rápidamente.

Siempre compara las Tasas de Interés

Siempre asegúrate de darte una vuelta por distintas entidades. Aunque puede ser conveniente tener todo tu dinero en un banco, algunas instituciones pueden ofrecerte considerablemente más que otras. He visto algunas cuentas corrientes que pagan un precio tan bajo como 0.25% mientras que puedes conseguir una cuenta de mercado monetario que pague más del 4%. Siempre vale la pena investigar un poco. Cuantos más intereses devengados tengamos más dinero habrá en caso de emergencia.

Más para ahorrar, crea una escalera CD

Si tienes una cantidad suficiente de ahorros, puedes considerar hacer una escalera de Certificados de Depósitos. Una escalera de CD potencialmente nos ayudará a ganar un mayor rendimiento sin tener todo nuestro dinero atado durante un período de tiempo significativo. La idea es partir nuestro dinero en distintos escalones e invertirlo en distintas duraciones en CDA’s. De esta forma tendremos distintos escalones en lo que tendremos nuestro dinero y su rentabilidad, y en caso de no necesitarlo lo volvemos a reinvertir ampliando los escalones y los plazos.

Recuerda planificar esto bien pues suelen tener penalizaciones si retiramos el dinero antes de tiempo. Hecha bien tus cuentas.