Deuda buena y mala

Curso de Inversión (Básico) #1: Tipos de Deuda, buena y mala

Suscríbete en tu podcatcher o app de pódcasts favorita:

¿Sabías que hay dos tipos de deuda, buena y mala? Seguramente te sorprenda, porque siempre nos han hecho creer que una deuda siempre es algo negativo. Pero la realidad es que no todas las deudas son iguales, y algunas pueden ser muy beneficiosas para tu economía.

En este vídeo te explico cómo diferenciar entre deuda buena y mala, y cómo usar los créditos y los préstamos para acelerar tu riqueza.

Este contenido está únicamente disponible para los suscriptores. ¿Quieres acceder a todos los cursos y descargables para mejorar tus finanzas personales? Suscríbete hoy mismo y únete a la comunidad exclusiva de alumnos que ya están aprendiendo y aplicando lo que enseño. Haz clic aquí y empieza a aprender ahora mismo

Si ya eres suscriptor, puedes identificarte en este enlace para acceder al contenido restringido.

La clave para saber si una deuda es buena o mala está en el uso que le vas a dar y la rentabilidad que puedes obtener de ella. No es lo mismo pedir un préstamo para comprar un coche que para comprar un inmueble, ni tampoco es lo mismo utilizar ese coche para fines personales que para fines profesionales. En este vídeo te he enseñado a diferenciarlas y a como sacar partido de los créditos y los préstamos para que aceleren tu riqueza.

Ejemplos de deuda buena y deuda mala

Veamos algunos ejemplos:

  • Una deuda para comprar un coche. Si lo empleas como coche particular, sería una deuda mala, porque no te va a generar ningún ingreso, sino solo gastos (combustible, revisiones, seguro, etc.). Pero si lo utilizas para trabajar como repartidor, taxista o comercial, sería una deuda buena, porque esperas obtener un beneficio o una rentabilidad con él.
  • Una deuda para comprar un inmueble. Si lo usas como vivienda habitual, sería una deuda negativa, porque es un pasivo que te genera gastos (hipoteca, impuestos, mantenimiento, etc.). Pero si lo empleas para alquilarlo o venderlo con ganancia, sería una deuda positiva, porque es un activo que te genera ingresos.

Como ves, el mismo tipo de deuda puede ser buena o mala según el uso que le des. Por eso es importante tener claro el objetivo y el plan que tienes antes de endeudarte.

Hay otros ejemplos más claros de deudas malas, como las que se usan para financiar gastos superfluos o innecesarios: unas vacaciones, un viaje, una celebración familiar, etc. Son momentos que podemos disfrutar, por supuesto, pero que no nos van a aportar ningún beneficio económico ni rentabilidad. Son un gasto puro y duro.

Seguro que se te ocurren muchos más ejemplos de deuda mala. Te invito a que los compartas conmigo en los comentarios.

Ahora que ya sabes diferenciar entre deuda buena y mala, vamos a ver algunos mitos falsos sobre la deuda que conviene desmentir.

Falsos mitos sobre la deuda

Uno de los mitos más extendidos es el de que hay que quitarse los préstamos cuanto antes, vivir sin préstamos o cancelar la hipoteca lo antes posible. Esto puede ser cierto en algunos casos, como los préstamos personales o los créditos rápidos o de consumo, que tienen unos intereses muy elevados y conviene pagarlos cuanto antes.

Pero hay otros préstamos, como los hipotecarios, que no siempre nos interesa amortizarlos o cancelarlos antes de tiempo. ¿Por qué? Porque el dinero más barato es el de la hipoteca, que suele tener unos intereses entre el 2% y el 4%. Aún ahora con el euríbor subiendo es muy barato si lo comparamos con otro tipo de créditos.

En vez de amortizar esa hipoteca o cancelarla antes de tiempo, nos conviene más mover este dinero, invertir en algo que nos dé una rentabilidad mayor. O incluso pedir una ampliación de esa hipoteca para destinar ese dinero a otro tipo de inversión.

Así estaríamos creando más deuda, sí, pero deuda buena. Y es que yo, de hecho, estoy a favor de crear más deuda. Pero siempre y cuando sepamos que vamos a hacer con ese dinero. ¿Lo vamos a invertir sabiamente? ¿Lo vamos a poner a trabajar para nosotros? ¿Vamos a doblarlo? ¿A triplicarlo? ¿Vamos a moverlo?

De esta forma crearemos una deuda que nos va a generar más dinero y que vamos a poner a trabajar para nosotros. Deuda que vamos a multiplicar.

Pero para hacer esto, primero hay que tener pagadas el resto de deudas, como veíamos en el nivel 2 de salud financiera. La única deuda que se puede mantener en este punto es la hipoteca y por lo que te acabo de comentar.

Además, hay que tener una mentalidad abierta y positiva. Hay que creer que es posible y viable invertir sabiamente y obtener beneficios. Hay que educarse financieramente y aprender a gestionar el dinero. Si intentamos coger del dinero de la hipoteca o de un dinero que tengamos ahorrado y empezar un negocio, una actividad o invertirlo en bolsa, sin tener ninguna experiencia, sin tener ningún apoyo o asesoramiento, sin saber nada de nada, lo más seguro es que terminemos perdiendo todo o parte del dinero.

Préstamos hipotecarios

Este es uno de los motivos por los que, si tú le pides un préstamo a un banco para comprar un bien inmueble, un piso, una nave, un local, un chalet, si te pueden prestar el dinero (ahora cuesta un poco más, pero aún es posible). Pero, sin embargo, si lo pides para invertir en bolsa, para iniciar un negocio, etc., te pondrán más pegas. Porque no saben si tienes experiencia o conocimientos para ello.

Sin embargo, en el caso de los bienes inmuebles, siempre tendrá un valor que, año tras año, se revalorizará más o menos. Pero siempre al alza. Hasta ahora, cuando parece que todo está bajando, tienen valor y se les puede sacar rentabilidad.

Cuanto más tiempo llevemos pagando la hipoteca, menos nos interesa amortizar dinero, por lo que podemos usar esos ahorros, para invertirlo en otro activo que nos dé más de ese 2 a 4 % que nos cobra el banco y hacer que así nos sea más interesante.

Sin embargo, cuanto menos tiempo llevemos pagando la hipoteca, más nos interesa amortizar. Ya que lo primero que estamos pagando son los intereses.

Préstamos de consumo

A diferencia de los hipotecarios, los intereses de los préstamos de consumo o personales oscilan entre un 7 y un 27 % dependiendo a quién acudas para pedir ese préstamo.

Está claro que toda deuda que supere el 5 o 6 %, nos interesa quitárnosla de encima, por el interés compuesto que estaremos pagando. Y es que, el interés compuesto, también es bueno o malo en función de si nos lo cobran o lo cobramos.

Espero que con esto te quede clara la diferencia entre deuda buena y deuda malaYo soy partidario de deudas buenas. De endeudarse, pero con cabeza y teniendo los conocimientos necesarios.

En resumen…

Ahora ya sabes cómo crear riqueza utilizando deudas, como ser rico más rápido. Muchas personas en su búsqueda de la riqueza y abundancia se centran en los ahorros, liquidando todas sus deudas. Es más, huyen de las deudas y los préstamos creyendo que son malos, que les perjudican. Nada más lejos de la realidad.

Hay deuda buena, que te ayuda a alcanzar la libertad financiera y deuda mala, que te hunde económicamente hablando. Espero haberte aclarado los dos tipos de Deuda, buena y mala.

Y eso es precisamente lo que te enseño en este curso de inversión básico. En este curso aprenderás los conceptos fundamentales de la inversión, las distintas opciones que existen, los riesgos y las ventajas de cada una, y cómo crear tu propio plan de inversión según tus objetivos y tu perfil.

Este curso es parte de una membresía que te da acceso a todos los cursos de educación financiera y finanzas personales que tengo en mi academia. Por solo 12 euros al mes, podrás acceder a todo el contenido, sin límites ni restricciones. Además, tendrás soporte personalizado, comunidad de alumnos, webinars en directo y mucho más.

¿A qué esperas para apuntarte? No dejes pasar esta oportunidad de mejorar tu situación financiera y alcanzar la libertad financiera que tanto deseas. Haz clic en el botón de abajo y empieza hoy mismo tu camino hacia el éxito.

Temario del Curso

Si te ha gustado esta clase, no te pierdas las siguientes. En ellas te enseñaré más conceptos y estrategias para que puedas invertir con éxito y multiplicar tu dinero.

Pero antes de irte, quiero hacerte una pregunta:

¿Estás listo para dar el siguiente paso y convertirte en un inversor inteligente?

Si la respuesta es sí, entonces te invito a que te apuntes a la membresía de mi academia, donde tendrás acceso a todos los cursos de educación financiera y finanzas personales que he creado para ti.

Por solo 12 euros al mes, podrás acceder a todo el contenido, sin límites ni restricciones. Además, tendrás soporte personalizado, comunidad de alumnos, webinars en directo y mucho más.

No dejes pasar esta oportunidad de mejorar tu situación financiera y alcanzar la libertad financiera que tanto deseas. Haz clic en el botón de abajo y empieza hoy mismo tu camino hacia el éxito.