Categorías

Curso de Finanzas Personales #3: Lo que nunca quisiste saber sobre los Ingresos Activos

Ya te he hablado varias veces de Ingresos Pasivos. Y te he explicado como puedes conseguir generar Ingresos Pasivos todos los días. Se que para algunos parecerá un sueño…

Un Ingreso Pasivo (o ingreso recurrente o residual) básicamente consiste en dinero que ganas de forma constante y mantenida en el tiempo. Un dinero por el que no tienes que realizar una cantidad adicional de trabajo significativa.

Te he dado mas de 40 ideas de Ingresos Pasivos que puedes empezar a aplicar hoy mismo. Algunos ejemplos incluyen comisiones por ventas, ingreso de inversiones, ingresos por alquileres, ingreso de intereses, e ingresos por regalías o derechos de autor, entre muchos otros.

Este contenido está únicamente disponible para los suscriptores. Puedes identificarte en este enlace o suscribirte a los cursos para tener acceso a todos los cursos y descargables.

¿Qué son los INGRESOS ACTIVOS? ► Diccionario Financiero para no financieros, Contabilidad básica

Lo fundamental de este vídeo es distinguir los ingresos activos de los ingresos pasivos y entender porque es importante pasar de los ingresos activos a los ingresos pasivos lo antes posible.

Vamos a centrarnos en los ingresos activos y así, en el siguiente vídeo, podremos tratar completamente los ingresos pasivos.

Ingresos Activos

Los Ingresos Activos, por el contrario, requieren cambiar tiempo por dinero de forma directa. Debes seguir trabajando para recibirlos. Si dejas de trabajar, dejas de recibirlos. El ejemplo mas habitual es el empleo. Es decir, el salario que obtenemos en ese empleo. Cambias tu tiempo en la empresa o negocio por un sueldo a final de mes. También serían Ingresos Activos las comisiones de única vez, los contratos de independiente, y la mayoría de bonificaciones de trabajo.

Una de las mejores maneras de distinguir un ingreso activo de uno pasivo, es preguntarte cuanto dinero esperas seguir recibiendo de dicha fuente de ingresos este año si dejas de trabajar ahora mismo.

En el caso de un ingreso activo, ese dinero no seguirá llegando mucho tiempo. De hecho la mayoría de las veces nada. A veces un mes o dos después por temas de finiquitos, o cobros a mes vencido. Si se trata de un ingreso pasivo, podría darse el caso de que si dejas de trabajar toda tu vida, durante varios años aún sigas recibiendo dinero. Puede que la cantidad disminuya. Incluso que si no haces nada acabe desapareciendo. Pero te seguirá llegando durante bastante tiempo.

Obviamente esto es simplificarlo al máximo. Hay muchas consideraciones a tener en cuenta. La mayoría de los ingresos pasivos no son 100% libres de trabajo. Es probable que haya que invertir una pequeña cantidad de tiempo y esfuerzo para mantener el flujo constante. Sobre todo al crearlo. Quizá un poco luego para mantenerlo y hacerlo crecer. Pero mínimo. Pero la pasividad perfecta no es necesaria para disfrutar de sus beneficios.

La sociedad nos condiciona principalmente a trabajar por dinero. Nos «venden» que lo normal es trabajar para ganar Ingresos Activos. Desde pequeños nos enseñan que la única manera de “ganarse la vida” es conseguir un trabajo. Y cuanto mas duro mejor. A ninguno nos dijeron nuestros padres o profesores que buscáramos ingresos pasivos. De hecho posiblemente no sabían ni que existían. O tenían el paradigma de que era imposible.

A todos nos decían siempre busca trabajo y ganarás dinero. Y antes de eso, estudia mucho para conseguir un buen empleo y ganar dinero. Pero los empleos y trabajos tradicionales pueden volverse una trampa. El problema es que necesitas trabajar durante toda tu vida o de lo contrario no te pagan. Y esto hace que sigamos trabajando hasta que ya es muy tarde.

Por un lado, es difícil tener una vida de verdad fuera del trabajo si necesitas dedicarle la mayoría de tus días a algo que te da el dinero para vivir. Si estamos condicionados con el patrón de ganas 100 y gastas 100 nunca ahorraremos. Algunos ganan 100 y gastan 90. Tienen algo de ahorros pero finalmente los gastarán en pasivos. Tales como vacaciones, un coche mas grande, una casa en las afueras, etc. De forma que perpetúan el ciclo. Otra vez están en la casilla de salida. Tienen que volver a empezar.

La carrera de la rata

La mayoría seguimos el patrón de gano 100 gasto 200. Ole. Gastamos mas de lo que tenemos. No pasa nada. El banco te da el dinero ¿verdad? Eso nos venden. El sistema capitalista está orgulloso de ti. Pero en este caso no hemos pasado a la casilla de salida. Estamos en la cárcel. Atrapados en un empleo para pagar unos gastos que no podíamos ni debíamos permitirnos. Estamos en la rueda del hamster. La carrera de la rata. Donde por mas que corramos no avanzamos un solo metro.

Por otro lado, según vayas haciéndote mayor, te será más y más difícil llevar a cabo los trabajos por los que pagan bien. Eso por no hablar del hecho de que la mayoría de las empresas no contratan personas mayores de cierta edad. La gente joven tiene mas fuerzas para trabajar y cobran menos. Pero además, en el otro lado de la moneda, algunos necesitan gente “con experiencia”.

Y para seguir poniéndolo difícil, nadie te garantiza que tengas un trabajo durante un buen tiempo. Tu puesto no es tuyo, te lo pueden quitar en cualquier momento. La empresa es la dueña, y tu le «alquilas el puesto». Pero ellos pueden decidir dejar de alquilártelo. Además, el ingreso que recibes no es ni la mitad del valor que generas, y la experiencia que adquieres generalmente es hacer nuevas cosas un par de días y repetirlas durante años.

«Pues si que me lo estás pintando bien Javi». Cierto. Pero aquí no acaban las malas noticias. ¿Ya hablamos de que el coste de la vida sube todo el tiempo pero los salarios parecen no hacerlo al mismo ritmo? Todo esto son hechos. Seguramente lo habías visto, de manera aislada. Pero no te habías parado a ver todo en conjunto. O si lo hiciste apartaste la mirada por que es algo desagradable.

Pero en estas circunstancias y en los tiempos que corren cada vez es más difícil tener un “trabajo bueno”. Sin embargo las personas no quieren buscar alternativas porque temen salirse de su zona de confort. La falsa seguridad de que un trabajo (aunque sea malo) les provee de lo que necesitan.

Y si, ya se que quizás podrías buscar un aumento. E incluso disminuir tus costes para que el dinero te alcance. Pero lo más normal cuando las personas empiezan a ganar un mejor salario, es que sus gastos suban de inmediato también. Subimos nuestro nivel de gastos por que ha subido nuestro nivel de ingresos.

Y además ganar más, significa trabajar más. Pues mayores pagas, implican mayores responsabilidades. Etc. ¿De verdad quieres esforzarte más para seguir en la misma situación? Aunque llegases a triplicar o incluso cuadruplicar tu sueldo, estarás tan atado como antes, o incluso más. Y no puedes darte el lujo de parar. Incluso parar solo unos días puede causarte desastres financieros.

También puedes intentar ahorrar algún dinero. Si nos olvidamos del tema de que hoy en día Ahorrar es Perder, el tema es que, con ingresos activos, ese ahorro deja de crecer cuando tus ingresos dejan de llegar. Y si dejas de trabajar por mucho tiempo, ¿Adivina qué dinero usarás para sobrevivir?

Si quieres saber como salir de esta situación dímelo en los comentarios y nos ponemos a ello. Estoy creando la segunda parte de este artículo donde entraremos en ello, pero quiero saber si es algo que te interesa. Te aseguro que es posible. Y mejor te irá cuanto antes te des cuenta de ello y entres en acción. ¿Sabías todo esto sobre los Ingresos Activos?

Todas las lecciones del Curso