Curso de Tarjetas de Crédito y Débito #4: Los 4 costes: Interés, Cuota anual, Mantenimiento, seguro

Este contenido está únicamente disponible para los suscriptores. Puedes identificarte en este enlace o suscribirte a los cursos para tener acceso a todos los cursos y descargables.

Hoy vamos a ver los costes que tiene una tarjeta de crédito. Te adelanto que son 4 y que la mayoría se pueden evitar o reducir. Te contaré como.

Comisión de mantenimiento y/o cuota anual

Esta comisión casi siempre coincide en el mismo concepto aunque, a veces, es independiente. Podemos encontrar la comisión de emisión, y la de mantenimiento. Es algo a revisar antes de contratar estas tarjetas.

Al igual que en las cuentas bancarias algunas tarjetas de crédito o débito tienen comisiones de mantenimiento. En mi caso el mantenimiento de mi cuenta de BBVA está resuelto gracias a la vinculación que tengo con ellos (hipoteca, nómina, etc.) y el mantenimiento de tarjeta también está incluido.

Tarjetas de débito

También existen algunas tarjetas de débito sin mantenimiento, realmente casi todas, el problema viene con las tarjetas de crédito. Y esta es una de las preguntas más recurrentes que recibo: «¿Qué tarjeta no te cobra mantenimiento?».

Yo antes tenía todas mis cuentas en la Caixa (antes de ser CaixaBank)y tenía un acuerdo con el director por el que no me cobraban comisiones. Lamentablemente el director de mi oficina se fue y llego otro diferente y acto seguido empezaron a cobrarme el mantenimiento de tarjeta la caixa.

La primera forma de eliminar esta comisión es negociar con tu banco, por lo que me dirigí a la sucursal para hacer lo propio. El director actual no dio su brazo a torcer contándome milongas como que era política del banco, que no podía hacer nada, etc.

Es curioso que una semana antes si se podía hacer todo y no iba contra las políticas de la entidad. Ya os he habado en otra ocasión que cada moneda es un voto, por lo que le expuse que si no me eliminaba dicha comisión de mantenimiento, me iría a otra entidad.

No sé si es que se creyó que no lo haría o que mi dinero, insuficiente para afectar a sus balances le importaba poco, pero el caso es que no cedió. Resultado: Cerré mis cuentas y moví mi escaso patrimonio a la otra entidad que os comentaba porque el mantenimiento de tarjeta bbva me lo dejaban gratis si añadía mi nómina, así que eso hice.

Y lo curioso es que ambas eran tarjetas de débito.

Tarjetas de crédito

Como te comento estas si suelen tener comisión de mantenimiento. Quizá no el primer año, pero si posteriormente. Sin embargo sí que hay tarjetas de crédito que no cobran mantenimiento. Solo tenemos que buscar un poco o, como en el caso anterior, negociar, aunque esta última opción es algo más difícil con este tipo de tarjetas.

La cuota anual de las tarjetas de crédito es el cobro de «un servicio» que es disponer de dinero a crédito para cuando lo podamos requerir y no tengamos suficiente. Ya sabes que yo siempre recomiendo que nos convirtamos en nuestro propio banco y tengamos nuestra cuenta de imprevistos y nuestro colchón de tranquilidad.

Teniendo esto cubierto y llevando un control de ingresos y gastos y nuestros presupuestos, no deberíamos necesitar este tipo de «servicios».

Es cierto que, en ocasiones, para determinados productos como alquilar un vehículo o reservar una habitación de hotel puede requerirnos una tarjeta de crédito, aunque en muchas ocasiones, si hablamos con ellos aceptan también la de débito, aunque no si no se lo pedimos.

Mucha gente quiere las tarjetas para aparentar y no les importa pagar la cuota anual de american express o de american express gold, porque es una seña de su poder adquisitivo (aunque no siempre es real). También hay culturas como la estadounidense en las que tener un buen informe de crédito es más importante que tener dinero real.

En el video te comento algunas ocasiones en las que puede interesarte tener una tarjeta de crédito y puedes operar con ella sin ningún tipo de problema, siempre que evites el gran enemigo de esta herramienta, el interés de la tarjeta de crédito.

Interés de una tarjeta de crédito

Si conocemos su funcionamiento y como tenemos que utilizarlas, pueden ser una herramienta financiera más, pero tenemos que tratar de evitar los intereses pagando a final de mes o de ciclo todo lo gastado. Una vez más entra aquí la importancia de los presupuestos.

Otra opción es buscar la tarjeta de crédito con menos interés. Aunque, como te digo, lo mejor es evitarlos, en caso de extrema necesidad, siempre será mejor que nos cobren lo menos posible. Por eso, otro de los puntos en los que debemos fijarnos y conocer (casi grabarnos a fuego) es la tasa de interés de la tarjeta de crédito.

La tasa de interés de una tarjeta visa, mastercard, euro6000 o cualquier entidad financiera que las emita, puede variar, incluso dentro del mismo grupo, por ello es clave revisar este valor.

Otra comisión que se está poniendo muy de moda, sobre todo con la aparición de las nuevas fintech y neobancos es la comisión o interés por retiro de efectivo con la tarjeta de crédito. Algunas te cobran desde el primer retiro, otras tienen un determinado número de retiradas al mes sin comisión y nos cobrarían a partir de la siguiente.

Hoy en día, con la posibilidad de pagar en cualquier sitio con tarjeta de crédito (más aún después del covid), teléfono móvil o incluso con nuestro reloj inteligente, esto no suele representar un problema, pero es algo a tener en cuenta.

Lo mismo ocurre cuando viajamos y tenemos que hacer retiradas en un cajero en otro país. Siempre es más eficaz pagar directamente con nuestra tarjeta, pero si tenemos necesidad de efectivo y queremos retirar en un cajero extranjero pueden aplicarnos comisiones extras. Y, adicionalmente, por el cambio de divisa.

En el vídeo y al final del curso te cuento algunas tarjetas de crédito fundamentales para viajeros.

Y otra comisión que debería preocuparnos también es el interés por no pagar la tarjeta de crédito a tiempo. No hablo de fraccionar, que ya hemos visto que está mal, sino peor aún, cuando no podemos hacer frente a nuestros pagos.

Al financiar un pago nos aplican un interés mensual por dicha compra, pero si no pagamos nos pueden aplicar unos intereses que, en ocasiones, rozan lo abusivo. Lo bueno en esta situación es que, si realmente son abusivos se pueden reclamar.

Y, créeme, en mi peor época, yo he podido reclamar muchas de estas comisiones y me las han devuelto. La avaricia y voracidad de las entidades financieras no conoce límites.

Y prefieren que los que nos informamos de estos asuntos reclamemos y devolvernos esas comisiones abusivas que quitarlas, porque somos un porcentaje mínimo y ganan más con los que no reclaman, que son mayoría, de lo que pierden devolviendo estas comisiones fraudulentas a los pocos que las reclamamos.

Así que no mires solo la tasa de interés mensual de la tarjeta naranja, verde, gris, o multicolor, de la tarjeta con tu foto o tu dibujo personalizado. Mira todo lo que te pongo aquí y lo que comento en el vídeo y empieza a utilizar tú las tarjetas como herramienta y no a ser tu la herramienta de tu banco.

Te dejo, a continuación algunos enlaces que comento en el vídeo:

👉 Comprar oro y plata en BullionVault: https://evitalacrisis.com/ir/bullionvault

Todas las lecciones del Curso

Acceder/salir