Cómo iniciar un presupuesto familiar que funciona

Un presupuesto es un plan para ayudarte a equilibrar tus ingresos contra tus gastos. Dependiendo de tu situación, es posible que el presupuesto permita pagar los gastos y mantenerse al margen de la deuda, pero si tu flujo de caja lo permite, tu presupuesto debe permitirte que también ahorres algo de dinero cada mes. Crear un presupuesto que funcione no es difícil, sin embargo, hace falta disciplina para mantenerse en la cima de tu presupuesto y atenerse a ella. Si nunca lo has hecho antes, aquí te dejo algunos pasos básicos para ayudarte a empezar con un presupuesto.

1. Controla tus gastos

El primer paso es reunir los recibos, facturas, estados de cuenta de tarjetas de crédito y chequera de los últimos meses en un solo lugar. Revísalos y haz una lista de tus gastos. Anota tus ingresos y gastos durante un mes como mínimo. Si estás realmente organizado, puedes mirar hacia atrás en tus gastos durante seis meses a un año, pero voy a asumir que estás organizativamente cuestionado como yo. Durante un mes, tienes que registrar cada transacción que hagas con tu dinero. Lleva un cuaderno o una app móvil. Guarda los recibos. Anota donde va cada céntimo.

El bloc de notas y los recibos son importantes. ¿Quieres ser específico? No sirve que escribas “Gastamos 40 € en Compras.” ¿Gastaste dinero en comida? ¿Toallas? ¿Electrónica? Necesitas saber estas cosas.

Si eres experto en el uso de hojas de cálculo, puedes utilizar una hoja de cálculo para categorizar los gastos. Si no lo eres, apuntando todo en una hoja de papel o en un documento de Word va a estar bien. Lo importante es registrar la información.

Al final del mes, si eres como yo, te sorprenderás de cuánto dinero se fuga de tu cuenta bancaria cada mes. El primer mes grabé nuestros gastos, y gasté 300 € en Gasoil. No estoy bromeando. Me quedé muy sorprendido.

También nos quedamos impactados por la cantidad de dinero que estábamos usando en pequeños viajes al supermercado a por aperitivos. Realmente no tenía idea.

Al final del mes, tendrás una buena idea de cuales son tus hábitos de gastos. Vas a ver las áreas en las que necesitas trabajar para recortar tus gastos, y te darás cuenta de las zonas donde te podríad permitir poner un poco más de dinero. Ya estás listo para pasar al paso 2.

2. Clasifica tus gastos

Segmenta en grupos tus gastos creando unas pocas categorías generales. Por ejemplo: casa (hipoteca), coche, comida, hogar (Gastos domésticos y servicios), deuda, ropa, entretenimiento, caridad, lujo, formación, inversión y ahorro. ¡No te olvides del ahorro! También debes enumerar las categorías más importantes “a pagar” primero, por ejemplo, la hipoteca, tarjeta de crédito, préstamo del coche, comida, etc, antes que entretenimiento.

Además, no dudes en añadir algunas subcategorías si deseas ser más específico con tu presupuesto.

3. Suma tus gastos

Ahora suma tus gastos y calcula el gasto mensual promedio para cada categoría. Sumalé diez euros más o menos para que tengas un margen de maniobra.

Además, es importante que no te olvides de tus gastos trimestrales y anuales. Es una buena idea fraccionar estos gastos bajos en cantidades mensuales y ponerlas en una cuenta de ahorros. De esta manera, no te quedas en una crisis presupuestaria cuando los grandes pagos anuales empiezan a aparecer.

4. Suma tus ingresos

Haz lo mismo con tus ingresos. Enumera todas tus fuentes de ingresos y anota tu ingreso mensual promedio.

5. Equilibra tu Presupuesto

¿Tienes más gastos que ingresos? Este es el momento de controlar tus gastos y ver cuales pueden reducirse o eliminarse. Sé creativo y recuerda que todo ayuda. Aquí tienes un consejo para ayudarte:

Mira los gastos que se producen diariamente, semanalmente o mensualmente primero. Si puedes recortar o reducir estos gastos, disfrutarás de los ahorros y luego repítelo otra vez. Por ejemplo, los servicios públicos, el teléfono móvil, la televisión, las suscripciones, membresías, transporte, alimentación, etc.

Si todavía no puedes equilibrar tu presupuesto, incluso después de que trataste de reducir tus gastos, puedes pedirle a alguien de confianza que te de una opinión objetiva. Otra persona puede ver las cosas de manera diferente y ser capaz de apuntar en la dirección correcta. Por ejemplo, conozco a alguien que vive de nómina a nómina, pero piensa que tener una TV de pago es esencial.

Si eso todavía no es suficiente, es hora de tomar medidas drásticas, es decir, vender tu coche, buscar un apartamento más barato, abandonar los malos hábitos, etc. Otra opción es buscar varias maneras de aumentar tus ingresos.

Anota los ingresos y gastos necesarios

Primero anota la cantidad de ingresos netos que traes a casa cada mes. Por ahora voy a asumir que tienes una cantidad fija cada mes. Si trabajas a comisión o en alguna otra estructura de pagos irregulares, te dejo un artículo sobre la presupuestación con una renta irregular.

A continuación haz una lista de las cosas que sabes que necesitas pagar en el transcurso de un año. Dave Ramsey tiene un formulario excelente para ayudarte con esto (está en inglés pero es bastante sencillito). Utiliza la información que has recopilado durante tus 30 días de apuntar los gastos para que te ayuden con esto. Para facturas variables, tales como los gastos de electricidad y agua, anota la cantidad promedio a lo largo de 12 meses.

No te olvides de los gastos que se presentan cada seis meses o una vez al año. Las primas de seguros y renovación del numerito del coche son dos que me vienen a la mente. Divide la cantidad total por el término cubierto, e introduce eso en tus gastos mensuales. Si pagas tu seguro cada 6 meses, divide la prima por 6, y esa es la cantidad que vas a ahorrar para el seguro cada mes.

Por último, resta todos los gastos de tus ingresos.

6. Ajusta tus números para el mes actual

Ahora que tienes los fundamentos de todo establecidos, lo que tienes que hacer es un plan de presupuesto para el actual (o el siguiente mes). Revisa tus ingresos y gastos de nuevo para asegurarte de que refleja tu actual cuadro financiero (o el del siguiente mes).

Si tus ingresos son mayores que tus gastos, ¡eso es fantástico! Toma cualquier ingreso adicional y ponlo en tus metas financieras. Esto podría ser tu fondo de tranquilidad, pago de las deudas, la jubilación… las posibilidades son infinitas!

Si eres como la mayoría de la gente, sin embargo, tus gastos serán mayores que tus ingresos, y así es como se llega a la realización del hundimiento en que has estado gastando más de lo que ganas. No te desanimes. Puedes solucionar este problema.

Ahora tendrás que recortar las áreas de tu presupuesto que sean flexibles. Si estás gastando 300 € en salir a comer, eso es un buen lugar para empezar. La factura de alimentación también es muy flexible. Pero se realista. No hagas un presupuesto de 85 € por mes para comida para una familia de cuatro miembros. Nunca va a funcionar.

Si estás teniendo problemas para hacer cubrir tus ingresos y tus gastos, y no puedes cortar nada más los gastos, es necesario pensar en el aumento de tus ingresos. ¿Puedes encontrar un segundo empleo? ¿Niñera? ¿Blogguer?

Considera también ponerte en contacto con la compañía de tu tarjeta de crédito para ver si se puede organizar un pago más bajo. Sólo sé que no se puede seguir gastando más de lo que ganas. Si lo haces, las cosas sólo van a empeorar. Tomar todas las medidas necesarias para mantener tu nivel de gasto por debajo de tu nivel de ingresos.

7. Sigue tu presupuesto

Esta es probablemente la parte más difícil. Ahora que tienes tu presupuesto hecho, asegúrate de seguir el plan. No gastes más de lo presupuestado. Si tienes dinero no gastado en una categoría, ahórralo para el siguiente mes como ingreso en lugar de gastarlo en este mes fuera de su categoría.

Una vez que tengas el presupuesto en su lugar, síguelo. Si ya has gastado los 100 € que presupuestaste para salir a comer en el mes, no gastes más. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto. He metido la pata muchas veces. Sin embargo, al mantener el presupuesto en mente cuando gastes, te acercarás continuamente a tus metas.

Si te encuentras que estás constantemente fuera en una categoría del presupuesto, tal vez necesitas volver a evaluar el presupuesto. Como los precios del gasoil subieron, mi mujer y yo tuvimos que ajustar nuestra categoría de combustible de automóviles hasta alrededor de 350 € al mes.

Un presupuesto no está escrito en piedra. Se puede ajustar si no está funcionando para ti. Lo importante es comenzar a planificar dónde va tu dinero. Si no tienes un plan para tu dinero, repasa el artículo y créalo. Al hacer un plan, puedes asegurarte de que estás haciendo lo que puedes para lograr tus metas financieras. Sin un plan, tus metas son sólo sueños.

No te pierdas las otras dos partes de la serie!

Cómo hacer presupuesto sea más fácil

Un presupuesto requiere mucha disciplina y podría ser bastante abrumador la primera vez. Sin embargo, hay varios software de presupuesto y herramientas para hacer tu vida más fácil.

Hojas de cálculo de presupuestos gratuitos

También hay hojas de cálculo gratuitas que pueden ayudarte a empezar rápidamente y funcionan bien como una lista de comprobación para asegurarte de que no te olvides ningún gasto. Aquí hay tres que os recomiendo:

Para esto como todo podemos apalancarnos y usar herramientas que nos faciliten nuestra labor. Puedes usar aplicaciones o programas de pago, pero como aquí no nos gusta gastar si no es necesario, podrías tirar de Excel (que es lo que hacía yo hasta hace nada), pero si no sabes manejarlo al final tardarás un montón o los resultados no serán los mejores, por lo que te propongo una herramienta gratuita y super sencilla.

Mooverang, Finanzas Personales en tu móvil

Es el momento de que te despidas del Excel y empieces a administrar tu dinero sin esfuerzo con Mooverang, el gestor de economía personal con la garantía de OCU que te puede ayudar desde ya mismo a organizar mejor tus cuentas.

¿No te lo crees?

Pues sólo tienes que registrarte en Mooverang y podrás:

  • Tener todas tus cuentas y tarjetas organizadas en el mismo sitio y saber automáticamente dónde te gastas el dinero de la forma más sencilla ¡y gratis!
  • Recibir consejos personalizados de Mooverang basados en los estudios de OCU que te ayudarán a ahorrar hasta 2000€ al año.
  • Y hasta obtener dinero cada vez que compres en más de 200 tiendas online.
  • Y todo esto sólo por registrarte en Mooverang y añadir tus cuentas bancarias.

Tienes un artículo extenso sobre que es Mooverang y como funciona aquí.

¡Manda a paseo al Excel y empieza a vivir mejor con Mooverang! Registrate totalmente gratis pinchando aquí:

¿Hay algo más que te gustaría que tratara mientras estoy con el tema de los presupuestos? ¡Deja un comentario y házmelo saber!

Pin It on Pinterest

Share This