Los servicios financieros no son para deudas

Una cosa que tenemos que tener clara es que los servicios financieros no son para deudas. Si ya te publiqué un post en el que te contaba cómo controlar los gastos y evitar las deudas, en el caso de las compras financiadas, es decir, si vamos a comprar a través de servicios financieros deberíamos tener aún más precauciones. Yo te recomiendo usar siempre tarjetas de débito, las que según pagas te cargan el importe en la cuenta.

Las tarjetas de crédito deberíamos evitarlas en la medida de lo posible. Obviamente, hay casos en los que tenemos que usar una tarjeta de crédito. Un ejemplo sería cuando vamos a alquilar un coche. Siempre te van a pedir una tarjeta de crédito y la de débito no te va a valer. Pero en el resto de los casos siempre deberíamos evitar el uso de estas tarjetas.

También hay otro ejemplo en el que son útiles las tarjetas de crédito. De hecho, ya te comenté un truco para conseguir un préstamo al 0% de interés que puedes leer pinchando aquí. Yo te recomiendo usar las tarjetas de crédito cuando tengas agudizada tu “inteligencia financiera”. Si quieres saber más sobre los distintos tipos de tarjetas pincha aquí.

La cosa es comprar cuando tenemos dinero para hacerlo. Si no tenemos dinero para realizar una compra, y lo necesitamos, deberíamos primero generar un flujo de efectivo para pagar ese producto o servicio. Ya sabes, primero generamos los flujos y luego nos damos los lujos.

Primero generamos los flujos y luego nos damos los lujos

Pincha aquí para Twittear

Al usar una tarjeta de crédito que tenga la posibilidad de pago aplazado en cuotas nos parece que el precio es inferior. De esta forma una necesidad irreal o superflua puede movernos a comprar más.

Algunas personas creen que es inteligente comprar a plazos sin intereses. Muchas veces habrás visto en determinados comercios la posibilidad de comprar un producto o servicio en 6 o 12 pagos iguales sin intereses. Pero esto no es una compra inteligente. Hay que tener en cuenta que lo que nos incita a comprar es la supuesta ventaja de la forma de pago.

De esta forma podemos tener un producto servicio que en ese momento no podemos pagar. Pero de lo que no nos damos cuenta es que, a lo mejor, estamos comprando algo que no tenemos planificado porque no lo necesitamos. No es inteligente para nada comprar por el único hecho de aprovechar una oferta.

Por eso te recomiendo nunca comprar a plazos nada. Ni pagar los gastos mensuales o la comida usando la tarjeta de crédito. Si hacemos esto, nos estaríamos ocultando a nosotros mismos la verdad. Que lo que ganamos el mes no nos alcanza para vivir a ese ritmo de vida. Si somos conscientes de ello, podemos rebajar este nivel de vida a uno más adecuado.

Si somos conscientes de cuáles son nuestros gastos y nuestros ingresos podremos hacer los ajustes necesarios lo antes posible para así mejorar nuestra economía familiar. Muchas personas, cuando por algunas causas sus ingresos disminuyen o se recortan, prefieren pagar esa falta de liquidez con crédito. Y créeme, eso se paga muy muy caro. Puede ser antes o después, pero lo pagaras.

Si nos encontramos en esta situación, debemos ser conscientes de que nuestros ingresos han cambiado. Una vez siendo conscientes de ello debemos aprender a reestructurar nuestra economía.

Formas incorrectas de salir de deudas con las tarjetas de crédito

  • Solicitar un préstamo corto hasta tu próximo sueldo. Puede ser conveniente cuando nos surge un gasto imprevisto de emergencia. Sin embargo, si tienes creado tu colchón de tranquilidad esto no pasará. Para lo que no es adecuado es para pagar deudas a largo plazo, como por ejemplo, las de las tarjetas de crédito. Piensa que lo más normal es que el mes siguiente necesites otro nuevo préstamo para afrontar el mes.
  • Retirar un anticipo de efectivo con otra tarjeta. Si crees que la solución es mover el dinero de un sitio para llevarlo a otra deuda, estás en un error. Los anticipos de efectivo con tarjeta de crédito son uno de los tipos de crédito más caros que existen en el sistema financiero. Podrían generarte unos intereses de hasta un 300% de la cantidad prestada.
  • Solicitar una segunda hipoteca para saldar todas las deudas. Ya te dije en otro artículo que refinanciar las deudas debería ser ilegal. No caigas en la trampa de la refinanciación de las deudas. Ten en cuenta que al cancelarlas los bancos no nos van a quitar los intereses. Además, al darnos un nuevo préstamo nos van a cobrar tasas más altas.

¿Qué puedes hacer si tienes deudas?

  • No pedir más tarjetas ni abrir nuevas cuentas. De hecho, en cuanto puedas despréndete de todas las tarjetas que te sea posible. También puedes pedir a tu banco que te baje el límite disponible para compras.
  • Reduce tus gastos drásticamente. Por ejemplo, en lugar de comer fuera, llévate la comida al trabajo. Usa el transporte público en lugar del coche. Compra en tiendas mayoristas. A lo largo de este blog tienes muchos consejos e ideas para reducir tus gastos y ahorrar.
  • Buscar nuevas fuentes de ingresos. Ya sabes que es una de mis favoritas. Ten en cuenta que, si lo haces bien, esa fuente de ingresos se mantendrá cuando hayas cubierto por necesidad. De esta forma, habrás aumentado tu flujo de efectivo.
  • Realiza un presupuesto de tus gastos y ajústalo cada mes. Tienes que adquirir el hábito de revisar tus gastos con frecuencia y ajustarlos siempre que te sea posible.

A lo largo de todo este blog tienes un montón de ideas y alternativas que puedes utilizar para generar nuevas fuentes de ingresos. Puedes compatibilizarlas con tu trabajo actual, si es que tienes, tendrás horarios flexibles, no necesitas experiencia, etcétera.

Además, la inmensa mayoría de los métodos que te propongo, no requieren inversión ninguna. Y los que la requieren es mínima, sobre todo si lo comparamos con otros emprendimientos como Freelance o autónomo. Además, podrás seguir aprendiendo nuevos métodos o generando nuevas fuentes de ingresos precisamente por su flexibilidad.

Si quieres profundizar mas te recomiendo leer este artículo sobre refinanciación de deudas.​

Como veras, tienes muchas alternativas. Y si buceas un poco en este blog encontrarás muchas más. Pero, por el bien de tu economía familiar y de tus finanzas personales, no olvides que los servicios financieros no son para deudas.

Cómo controlar los gastos y evitar deudas

Cuando hablamos de conseguir la tan ansiada libertad financiera, tenemos que incorporar buenos hábitos para intentar que nuestro dinero y nuestro esfuerzo nos ayuden en esta línea.

Y para hablar de independencia económica, primero debemos definirla. Escribir un post hace tiempo en el que lo explicó con detalle. Puedes verlo pinchando aquí. Pero, a modo de resumen, sería el estado global en que cada uno se sienta cómodo. Para algunos podría ser no tener deudas y generar los ingresos necesarios para vivir tranquilo. Para otros puede ser no depender de una única fuente de ingresos o de un jefe o de una empresa o de un pagador en particular.

De cualquier forma, independientemente de cuál sea nuestra meta soñada, necesitaremos un flujo de dinero creciente y constante. A ser posible de distintas fuentes de ingresos.

Las compras inteligentes y los gastos

Lo primero que necesitamos para invertir, es decir, poner a trabajar a nuestro dinero por nosotros en lugar de trabajar nosotros por dinero, será aprender a tener un buen control de nuestros gastosTambién te hable de ello en este artículo, puedes leerlo pinchando aquí. Pero vamos a profundizar un poco más sobre ello.

Todos tenemos necesidades que satisfacer. Para ello compramos productos y contratamos servicios. Algunos serán para cubrir nuestras necesidades primarias. Otros no tanto. De hecho, muchos irán destinados a nuestra diversión, nuestro ocio, nuestra salud, nuestra comodidad, nuestra belleza, etcétera.

Tenemos que ser conscientes de que, a diario, somos víctimas de publicidad, tanto directa como subliminal, que pretende crear una necesidad en nuestro subconsciente. Una necesidad que, posiblemente, no tengamos en ese momento o incluso que sea superficial o innecesaria. No es que sea malo, es la realidad. Solamente tenemos que ser conscientes de ello a la hora de tomar nuestras decisiones.

La publicidad subliminal o inducida, en primer lugar, nos atrae y nos crea una necesidad. Más tarde conseguiremos la solución a este problema comprando un producto o servicio determinado.

Ser racional con las compras

Como habrás visto en el artículo que te comentaba más arriba, hay que ser conscientes de nuestros gastos. Si fuéramos marineros, ¿qué crees que sería más importante? ¿Tapar una vía de agua o tensar bien las velas? Los gastos son las fugas de agua de nuestra economía. Si queremos ser libres financieramente tenemos que empezar a tener un control de nuestros gastos.

Si no, siempre vamos a tener un exceso de determinados servicios o productos. Y esto podría ser nuestra ruina. Si ingresamos 1.000 y gastamos 1.000, jamás obtendremos la libertad financiera. Pero es que nuestra sociedad está preparada para que ganemos 1.000 y gastamos 1.100. De esta forma siempre estaremos gastando más de lo que podamos pagar.

Entraríamos en la carrera de la rata. Necesitaremos trabajar o ganar más dinero solamente para pagar gastos por necesidades banales o superfluas. Un sistema bien montado de servicios financieros y de crédito.

Al final, acabamos siendo esclavos de los bancos y demás entidades financieras. De esta forma tan simple acabamos trabajando para ellos gran parte de nuestra vida.

Consejos al comprar

Te voy a dar dos consejos a la hora de realizar cualquier compra. antes de comprar cualquier producto o servicio tenemos que analizar si realmente lo necesitamos. Podemos ser víctimas de alguna artimaña publicitaria que haya creado una necesidad irreal. Hay que dedicar especial atención a las compras por Internet.

Sentimiento de Urgencia y Compra impulsiva

El segundo consejo se aplica a cualquier compra que nos suponga más de 200 €. Antes de adquirir cualquier producto o servicio por encima de este valor, deja pasar 24 horas. Muchas veces pensaremos que si dejamos pasar estas 24 horas al final perderemos el servicio o producto. No te preocupes, no es cierto. Es parte de esa publicidad. Es lo que se llama sentimiento de urgencia.

Tú descuida, que si mañana vuelves a la tienda para comprarte ese abrigo de 200 € y no está tu talla, removerán Roma con Santiago para conseguírtelo. Y si no, a lo mejor es que no tenías que comprarlo después de todo.

Te aseguro que, muchas veces, simplemente dejando pasar estas 24 horas, me he dado cuenta de que realmente no necesitaba un producto o servicio. Sólo con este hábito de dejar pasar estas 24 horas he ahorrado muchísimo dinero.

Para ser racional a la hora de comprar debemos hacernos estas preguntas:

  • ¿Realmente necesito este producto o servicio?
  • ¿Realmente voy a usar lo que voy a comprar?
  • ¿Cuándo y cómo voy hacerlo?
  • ¿Puedo cubrir esta necesidad con algo que ya tenga o que sea más barato?
  • ¿Es de calidad?
  • ¿Estoy comprando sólo porque está de oferta o rebajas?

Con todos estos pasos, lo que estamos haciendo es eliminar la llamada compra de impulso. Evitaremos la compra impulsiva aplazando la compra lo máximo posible. Como sé que al principio te costará, por eso te digo simplemente 24 horas.

Si al pasar este plazo la necesidad continua, estamos ante un buen indicador de que puede ser una necesidad real y no sólo creada por la publicidad. El siguiente paso sería hacer una búsqueda comparativa de productos o servicios similares. También deberíamos buscar opiniones de clientes y usuarios y testimonios sobre el producto o servicio en cuestión.

Compras de alto Valor

Cuando queramos comprar algo muy caro, o que no sea una primera necesidad, como por ejemplo un regalo para nosotros mismos, es decir, un lujo, también deberíamos aplazarlo todo lo posible. De esta forma nos daremos cuenta si realmente hemos hecho méritos suficientes o nos merecemos aquello que queremos regalarnos.

Lo ideal sería ponernos una meta un poco más alta y que suponga más placer. Así nos forzamos a nosotros mismos a ganarnos aquello que queremos comprar, y de paso, podemos obtener la versión Premium por así decir.

Una vez adquirido el producto servicio, debemos tomarnos el tiempo para sacarle el máximo provecho. Además, hay factores que pueden aumentar el tiempo de uso. El primero es usarlo correctamente, para lo que debemos ver las indicaciones del fabricante, el manual de instrucciones, etcétera. El otro sería conocer exactamente cómo funciona la garantía del producto o servicio. Guardar el comprobante de pago o factura el tiempo necesario nos ahorrará disgustos si tenemos que hacer uso de esta garantía y no la encontramos.

Y tú ¿Tienes algún otro truco? ¿Se te ocurren otras formas para controlar los gastos y evitar deudas? Cuéntanoslo en los comentarios

Lo más leído en el blog en 2016

Pues sí, hoy te traigo lo más leído en el blog en 2016. Estaba preparando el balance anual que te pongo siempre en enero y se me ha ocurrido que era interesante ver los post más leídos del año. Pero antes de verlos quiero contarte un par de cosas.

Cada año hay que plantearse nuevos propósitos. Seguramente tú tengas los tuyos. Los más habituales suelen ser dejar de fumar, apuntarse al gimnasio, aprender un idioma, etcétera. Yo como cada año me he planteado los míos también. Y hoy te voy hablar del primero de ellos. Más adelante en otro post te contaré el resto.

Mi primer objetivo o propósito, va hacer ganar constancia en el blog. ¿Cómo voy hacer eso? Muy fácil. A partir de hoy voy a publicar dos post a la semana como mínimo. Estos post los publicaré los lunes y los viernes. A lo mejor si una semana tengo varios pagos publicó más de dos, pero la idea es que sean mínimo esos dos a la semana.

Te voy a explicar por qué con un ejemplo que leí en Ikigai, uno de mis libros favoritos. Imagino que así vas entenderme perfectamente.

Un profesor de alfarería dividió su clase en dos grupos de alumnos. Al grupo a les dijo que les evaluaría en base a la cantidad de vasijas que fueran capaces de hacer A lo largo del curso. Es decir, si conseguían hacer 100 kilos de vasijas les pondría un 10. Si sólo hacia 90 kilos les pondría un nueve, etcétera.

Al grupo B, en cambio, les dijo que les evaluaría en base a la mejor vasija que hicieran. Es decir, sólo tendrían que hacer una vasija a lo largo del curso, y toda su nota dependería de lo buena que fuese esta vasija.

¿Qué grupo crees que fabricó las mejores vasijas? No respondas a lo loco y piénsalo durante unos segundos.

Los que fabricaron las mejores vasijas fueron los estudiantes del grupo A. Exacto, los alumnos a los que iban a evaluar “al peso”. A la mayoría de las personas les extraña este resultado. Pero el motivo es muy sencillo. Mientras los alumnos del grupo B estaban ocupados diseñando, leyendo, planificando y teorizando cómo crear la vasija perfecta, los del grupo A estaban practicando y mejorando sus habilidades sin darse cuenta.

Espero que con este ejemplo me haya explicado mejor. Voy a cambiar por completo la manera de publicar en el blog. Hasta ahora, siempre trataba de ser perfeccionista. Quería escribir el post perfecto, igual que los alumnos de la vasija. Y aquí surgían dos problemas.

El primero es que he publicado muy pocos post. El motivo es sencillo. Me sentaba delante del ordenador y me ponía escribir. Trataba de escribir un post memorable. Algunas veces lo conseguía, o eso creo al menos, y esos son los post que publique. Otras veces, después de cuatro horas escribiendo, acababa eliminando todo el trabajo por no estar satisfecho con el resultado.

Esto ha hecho que pierdas mucho contenido de valor. Quizá muchos de esos posts efectivamente no fueran memorables. Pero seguramente algunas partes de su contenido te habrían podido ayudar. Además, cuando me pasaba esto, luego me tiraba unos días en los que ni siquiera trataba de escribir. Me sentía frustrado y no me motivaba para ponerme de nuevo por no conseguir el resultado deseado.

Y esto ocasionaba el segundo problema. Al final muchos meses sólo escribía sobre las solicitudes y los comprobantes de pago. Esto no está mal. De hecho fue la finalidad inicial del blog, allá por 2008. Pero viéndolo ahora en perspectiva creo que te has perdido mucho contenido por estos dos errores míos.

Ya sabes que soy amigo del kaizen, es decir la mejora constante. Y este año me voy a centrar en este aspecto. Al menos es mi primer propósito para este año. Si trato de olvidarme de escribir obras maestras puedo centrarme en publicar dos post a la semana. Seguramente unas veces serán mejores. Otras serán peores. Sin embargo, me comprometo a publicarlos todas las semanas.

Con esto conseguiré poner la estadística a mi favor. Una vez más, te lo voy a explicar con un ejemplo. En este caso te dejo una imagen:

Imagino que esta imagen no necesita explicación. Cuando la naturaleza quiere fecundar un óvulo ¿qué hace? ¿Envía un solo espermatozoide? O ¿envía 50 millones de espermatozoides (50 millones de veces además)? (lo se no son espermatozoides ni un ovulo de verdad, pero ¿a que lo parece?). La naturaleza siempre pone la estadística a su favor. Cuantas más veces lo intente más posibilidades hay de conseguirlo.

Bueno pues yo voy hacer lo mismo. Si escribo dos post a la semana durante todo el año, serán un total de 104 post. Aunque sólo sea por pura estadística alguno de estos posts tiene que ser memorable. Otros, como te digo, serán mejores o peores. Pero seguro que una pequeña parte será muy bueno. Y estoy convencido de que todos te aportarán alguna idea que te será muy útil.

Lo más leído en el blog en 2016

Pero bueno, no me entretengo más. Te dejo con lo más leído en el blog en 2016:

  1. Ranking Ganar Dinero
  2. ¿Que es mejor, Cofidis o Cetelem?
  3. Mas de 40 ideas de ingresos pasivos y maneras de ganar dinero extra
  4. Dinero promocionando porno
  5. Activos y Pasivos ¿Cual es cual?
  6. PTR, Ganar Dinero por Leer Emails
  7. Encuestas, Ganar Dinero por Opinar
  8. Ganar Dinero por Jugar
  9. BeRuby
  10. Lista Negra Scam, programas que no pagan

Como verás, el Ranking y la Lista Negra aparecen. Son páginas fundamentales hablando de los métodos para ganar dinero por internet. Y el resto pues varían un poco.

Pero esto es el pasado. Ya sabes que yo pienso que no hay que mirar para atrás ni para coger impulso. Así que hoy empiezo la nueva era de mi blog. Y para que te sea de más utilidad todavía quiero que los contenidos que escriba sean lo que necesitas. Así que no te cortes y pídeme los temas que más te preocupen o que quieras que trate. Escríbemelo en los comentarios y te aseguro que trataré de escribir sobre ello lo antes posible. Feliz año y bienvenido a Evita la Crisis 2017.

NO te dejes ENGAÑAR…

NO te dejes ENGAÑAR...

NO te dejes ENGAÑAR…

¡Tus resultados presentes NO REFLEJAN tu POTENCIAL!

Durante mucho tiempo mi estado de cuenta (bancaria me refiero) fue el termómetro con el que media mi potencial como profesional y como persona. A lo largo de más de 15 años este “termómetro” fue el “porque” de mis decisiones, de mis acciones, de mis compromisos y de mis proyectos.

Trabajé en proyectos que me ayudaban a que mi estado de cuenta “reflejara” mi éxito… Y no porque haya sido una persona superficial o materialista. Es muy probable que en algún momento de tu carrera hayas sentido que no logras materializar todo lo que deseas.

Que no es posible pensar en grande, tomar decisiones a lo grande y trabajar en grandes proyectos, cuando el dinero que tienes en tu estado de cuenta no te permite cumplir con los compromisos básicos de cada mes…. Cuando tu entorno y tu estilo de vida ¡NO es de ABUNDANCIA!…

¡NO TE DEJES ENGAÑAR!

No cometas el mismo error que yo cometí durante 15 años. No cometas el mismo error que el 99% de las personas cometen al medir su desarrollo personal y profesional.

¡Tus Resultados presentes NO REFLEJAN tu potencial!

  • El que no hayas ganado lo que deseas…
  • El que no hayas obtenido las metas que deseas…
  • El que no hayas todavía hecho tus sueños realidad…
  • El que no sepas que hacer para moverte hacia donde deseas estar, e incluso…
  • El que no sepas ni por donde empezar…

¡NO SIGNIFICA QUE NO TENGAS LA CAPACIDAD SUFICIENTE PARA LOGRARLO!

  1. Tal vez necesites aprender algo,
  2. Tal vez necesites cambiar algo,
  3. Tal vez necesites la ayuda de alguien,
  4. Tal vez necesites decidir algo,
  5. ¡Tal vez necesites hacer mucho!

!Pero nada de esto implica que no tengas la capacidad para hacerlo! ¡Enfócate en tus metas, enfócate en tus sueños y no permitas que tus resultados presentes te engañen! Como habrás visto la palabra clave es FOCO.

Tus metas, tus sueños empiezan a materializarse a partir de que las estableces, las fijas, las decides. Y en la gran mayoría de las ocasiones caemos en la “trampa del tiempo” porque se materializan en el plano físico en un momento distinto al que nosotros hemos establecido, al que nosotros deseamos. Esto provoca que nos frustremos y que terminemos por abandonar estas metas y sueños.

¡No permitas que suceda!

Para evitarlo voy a compartir contigo una estrategia sencilla, pero PODEROSA:

  1. Visualiza la meta o sueño que deseas fervientemente lograr, como si ya la estuvieras viviendo.
  2. Define una fecha específica de logro y una estrategia de acciones que debes desarrollar para materializa tu meta.
  3. Diariamente “vive” la experiencia de haberla logrado, experimentando todas las emociones positivas relativas al logro, visualizando claramente todas las imágenes asociadas a dicho logro.
  4. No te enfoques en “forzar” a través de la presión o el estrés lo que deseas o de enfocarte en lo que “no” deseas lograr; enfócate en tu meta o sueño y vívela diariamente como si ya la hubieras hecho realidad.

Ayer vi una película que menciona una frase que es real como la vida misma:

A veces la persona que nadie imagina capaz de nada es la que hace cosas que nadie imagina.

Puede que estés en sintonía o no con esta valiosa información, puede que creas que es posible para ti o no. Sea cual sea tu caso, te pido que confíes en mi y pongas en acción esta sencilla estrategia. No entres en lo que los anglosajones llaman la Parálisis by análisis. Estoy seguro que si trabajas en ella vas a lograr TODO lo que te propones, porque eso que tanto deseas ya esta aquí e incluso esta también en tu búsqueda… Disfruta de tu éxito.

Lo que nunca quisiste saber sobre los Ingresos Activos

Lo que nunca quisiste saber sobre los Ingresos Activos

Ya te he hablado varias veces de Ingresos Pasivos. Y te he explicado como puedes conseguir generar Ingresos Pasivos todos los días. Se que para algunos parecerá un sueño…

Un Ingreso Pasivo (o ingreso recurrente o residual) básicamente consiste en dinero que ganas de forma constante y mantenida en el tiempo. Un dinero por el que no tienes que realizar una cantidad adicional de trabajo significativa.

Te he dado mas de 40 ideas de Ingresos Pasivos que puedes empezar a aplicar hoy mismo. Algunos ejemplos incluyen comisiones por ventas, ingreso de inversiones, ingresos por alquileres, ingreso de intereses, e ingresos por regalías o derechos de autor, entre muchos otros.

Ingresos Activos

Los Ingresos Activos, por el contrario, requieren cambiar tiempo por dinero de forma directa. Debes seguir trabajando para recibirlos. Si dejas de trabajar, dejas de recibirlos. El ejemplo mas habitual es el empleo. Es decir, el salario que obtenemos en ese empleo. Cambias tu tiempo en la empresa o negocio por un sueldo a final de mes. También serían Ingresos Activos las comisiones de única vez, los contratos de independiente, y la mayoría de bonificaciones de trabajo.

Una de las mejores maneras de distinguir un ingreso activo de uno pasivo, es preguntarte cuanto dinero esperas seguir recibiendo de dicha fuente de ingresos este año si dejas de trabajar ahora mismo.

En el caso de un ingreso activo, ese dinero no seguirá llegando mucho tiempo. De hecho la mayoría de las veces nada. A veces un mes o dos después por temas de finiquitos, o cobros a mes vencido. Si se trata de un ingreso pasivo, podría darse el caso de que si dejas de trabajar toda tu vida, durante varios años aún sigas recibiendo dinero. Puede que la cantidad disminuya. Incluso que si no haces nada acabe desapareciendo. Pero te seguirá llegando durante bastante tiempo.

Obviamente esto es simplificarlo al máximo. Hay muchas consideraciones a tener en cuenta. La mayoría de los ingresos pasivos no son 100% libres de trabajo. Es probable que haya que invertir una pequeña cantidad de tiempo y esfuerzo para mantener el flujo constante. Sobre todo al crearlo. Quizá un poco luego para mantenerlo y hacerlo crecer. Pero mínimo. Pero la pasividad perfecta no es necesaria para disfrutar de sus beneficios.

La sociedad nos condiciona principalmente a trabajar por dinero. Nos “venden” que lo normal es trabajar para ganar Ingresos Activos. Desde pequeños nos enseñan que la única manera de “ganarse la vida” es conseguir un trabajo. Y cuanto mas duro mejor. A ninguno nos dijeron nuestros padres o profesores que buscáramos ingresos pasivos. De hecho posiblemente no sabían ni que existían. O tenían el paradigma de que era imposible.

A todos nos decían siempre busca trabajo y ganarás dinero. Y antes de eso, estudia mucho para conseguir un buen empleo y ganar dinero. Pero los empleos y trabajos tradicionales pueden volverse una trampa. El problema es que necesitas trabajar durante toda tu vida o de lo contrario no te pagan. Y esto hace que sigamos trabajando hasta que ya es muy tarde.

Por un lado, es difícil tener una vida de verdad fuera del trabajo si necesitas dedicarle la mayoría de tus días a algo que te da el dinero para vivir. Si estamos condicionados con el patrón de ganas 100 y gastas 100 nunca ahorraremos. Algunos ganan 100 y gastan 90. Tienen algo de ahorros pero finalmente los gastarán en pasivos. Tales como vacaciones, un coche mas grande, una casa en las afueras, etc. De forma que perpetúan el ciclo. Otra vez están en la casilla de salida. Tienen que volver a empezar.

La carrera de la rata

La mayoría seguimos el patrón de gano 100 gasto 200. Ole. Gastamos mas de lo que tenemos. No pasa nada. El banco te da el dinero ¿verdad? Eso nos venden. El sistema capitalista está orgulloso de ti. Pero en este caso no hemos pasado a la casilla de salida. Estamos en la cárcel. Atrapados en un empleo para pagar unos gastos que no podíamos ni debíamos permitirnos. Estamos en la rueda del hamster. La carrera de la rata. Donde por mas que corramos no avanzamos un solo metro.

Por otro lado, según vayas haciéndote mayor, te será más y más difícil llevar a cabo los trabajos por los que pagan bien. Eso por no hablar del hecho de que la mayoría de las empresas no contratan personas mayores de cierta edad. La gente joven tiene mas fuerzas para trabajar y cobran menos. Pero además, en el otro lado de la moneda, algunos necesitan gente “con experiencia”.

Y para seguir poniéndolo difícil, nadie te garantiza que tengas un trabajo durante un buen tiempo. Tu puesto no es tuyo, te lo pueden quitar en cualquier momento. La empresa es la dueña, y tu le “alquilas el puesto”. Pero ellos pueden decidir dejar de alquilártelo. Además, el ingreso que recibes no es ni la mitad del valor que generas, y la experiencia que adquieres generalmente es hacer nuevas cosas un par de días y repetirlas durante años.

“Pues si que me lo estás pintando bien Javi”. Cierto. Pero aquí no acaban las malas noticias. ¿Ya hablamos de que el coste de la vida sube todo el tiempo pero los salarios parecen no hacerlo al mismo ritmo? Todo esto son hechos. Seguramente lo habías visto, de manera aislada. Pero no te habías parado a ver todo en conjunto. O si lo hiciste apartaste la mirada por que es algo desagradable.

Pero en estas circunstancias y en los tiempos que corren cada vez es más difícil tener un “trabajo bueno”. Sin embargo las personas no quieren buscar alternativas porque temen salirse de su zona de confort. La falsa seguridad de que un trabajo (aunque sea malo) les provee de lo que necesitan.

Y si, ya se que quizás podrías buscar un aumento. E incluso disminuir tus costes para que el dinero te alcance. Pero lo más normal cuando las personas empiezan a ganar un mejor salario, es que sus gastos suban de inmediato también. Subimos nuestro nivel de gastos por que ha subido nuestro nivel de ingresos.

Y además ganar más, significa trabajar más. Pues mayores pagas, implican mayores responsabilidades. Etc. ¿De verdad quieres esforzarte más para seguir en la misma situación? Aunque llegases a triplicar o incluso cuadruplicar tu sueldo, estarás tan atado como antes, o incluso más. Y no puedes darte el lujo de parar. Incluso parar solo unos días puede causarte desastres financieros.

También puedes intentar ahorrar algún dinero. Si nos olvidamos del tema de que hoy en día Ahorrar es Perder, el tema es que, con ingresos activos, ese ahorro deja de crecer cuando tus ingresos dejan de llegar. Y si dejas de trabajar por mucho tiempo, ¿Adivina qué dinero usarás para sobrevivir?

Si quieres saber como salir de esta situación dímelo en los comentarios y nos ponemos a ello. Estoy creando la segunda parte de este artículo donde entraremos en ello, pero quiero saber si es algo que te interesa. Te aseguro que es posible. Y mejor te irá cuanto antes te des cuenta de ello y entres en acción. ¿Sabías todo esto sobre los Ingresos Activos?

Internet está cambiando drásticamente la forma de hacer negocios

Ayer ya te hablaba de cómo montar tu imperio través de Internet, y que contaba que esto puede ser tu camino para salir de la crisis, para mejorar tu empleo, dedicarte a algo que te gusta, te apasiona, o incluso empezar desde cero a ganar dinero desde tu propia casa.

En otro artículo también te hable de cómo podemos utilizar el apalancamiento de Internet en nuestro propio negocio, puedes verlo aquí.

Hoy vamos a ver de qué forma Internet sigue cambiando radicalmente la forma de hacer negocios.

Si me lees habitualmente, sabes que siempre digo que la crisis económica es algo coyuntural. Algo que sea cual sea nuestra situación, ya ha pasado. Aunque nuestra situación no nos deje verlo. Pero que, sin embargo, ha traído unos cambios estructurales que es lo que conocemos por globalización.

Esta globalización ha traído cambios tecnológicos que incluyen a su vez más cambios en la mayoría de las industrias a una velocidad cada vez más elevada. Son unos cambios que pese a esta velocidad endiablada hemos ido asumiendo de forma casi natural. Prácticamente no nos hemos dado ni cuenta.

Te voy a enumerar algunos de los cambios que hemos tenido en menos de 10 años y que nuestros antepasados, y te hablo de nuestros abuelos o poco más allá, ni se imaginaban. De hecho algunos los verían como magia:

  • Banca online: ahora no sólo podemos operar a través de la red y realizar cualquier operación bancaria, sino que podemos hacerlo desde nuestro propio teléfono móvil o casi cualquier dispositivo. Podemos pagar con nuestro propio smartphone, y actualmente hasta con una especie de pulseras inteligentes que están sacando los principales bancos.
  • Compras online: hoy en día son algo habitual. Y aunque en España aún nos cuesta, ya es parte del día a día de muchísimas personas. No solo las utilizamos para nuestras compras habituales. Es una forma de ahorrar de cara a las compras de Navidad (anualmente aumenta en un 20% y en Navidad se disparan). E incluso para hacer las compras del supermercado pasando por productos ecológicos directamente de la fuente.
  • Vacaciones y viajes: cada vez somos más los que, en lugar de acudir a una agencia de viajes, utilizamos Internet para comprar chollos en el último minuto en webs tales como atrápalo, conseguir nuestros vuelos a mejor precio, o incluso reservar nuestro hotel o alojamiento rural para nuestras escapadas.
  • Cine y series: los videoclubs han pasado a la historia. Incluso esa especie de cajeros automáticos que crecieron como setas por toda nuestra geografía han desaparecido. El tema audiovisual ha cambiado igual que el tema de la música. Están sufriendo una crisis sin precedentes. Todo por no querer cambiar sus paradigmas. Como venden menos suben los precios y los usuarios buscamos nuevas alternativas. Algunas productoras están buscando nuevas formas de financiación a través del crowfunding con sus propios fans.
  • Televisión: cada vez somos menos los que vemos la televisión. La televisión de manera tradicional me refiero. De hecho ya os he hablado de mi dieta hipoinformativa. Cada vez es más el propio usuario el que quiere decidir que ve y cuando lo ve. Dispositivos como el Web-TV permiten hacer la televisión a tu gusto.
  • Música online: aunque el sector musical sigue teniendo problemas y ver cómo bajan sus ventas de un 15 a un 20% debido a sus altos precios, cada vez son más las compañías y grupos musicales que ofrecen su música en formato digital. Las grandes discográficas aún se resisten a ofrecer música gratuita en mp3 y dedicarse a vender conciertos, merchandising o acuerdos de licencias de uso para webs de música en streaming. Spotify es un claro ejemplo de que nuestra tendencia ha cambiado para siempre.
  • Radio tradicional: aunque se sigue manteniendo, hay servicios como Spotify o Last.fm, por no hablar de la inmensa cantidad de podcasts, en los que somos los usuarios los protagonistas. Podemos crearnos nuestro propio canal con la música que nos gusta. Incluso según nuestro estado de ánimo. Y en el caso de los podcast, estableciendo los propios contenidos escuchamos.
    Por cierto, ¿aún no te has suscrito nuestro podcast? Puedes encontrarnos pinchando aquí o en tu proveedor de podcast habitual buscando evita la crisis.
  • Tecnología: la venta de electrodomésticos y aparatos tecnológicos también se hace en su mayoría a través de Internet. La fotografía en formato de papel ha dejado lugar a redes como Instagram o Pinterest.
  • Libros: en general en España no es que nunca hayamos leído demasiado. Según las estadísticas los españoles gastamos de media al año unos 60 € en libros. Incluyendo en estos 60 € los libros de texto que el sistema educativo obliga a comprar a los padres. Choca bastante si lo comparamos con los 180 € al año que cada español gastamos en lotería. El impuesto voluntario de los pobres. Pero ya hablaré de esto en otro momento. En el tema que nos ocupa, si antes se vendían pocos libros, desde la aparición de los lectores de ebooks, ahora es escandaloso. En pocos años el formato papel habrá desaparecido del entorno profesional. Y se sustituirá por la tecnología. Algo más práctico, más ecológico, que no ocupa tanto espacio, y encima reutilizable en cualquier dispositivo. A los que nos gusta el olor a libro nuevo tendremos que acostumbrarnos. De hecho hay muchos colegios, institutos y universidades que cada vez apuestan más porque los padres consideran los libros en este formato dotando a los alumnos de una tablet.
  • Productos ecológicos: los productores de productos ecológicos se han dado cuenta de que pueden ganar más dinero y ofrecer más calidad vendiendo sus productos directamente al consumidor. Frutas tales como naranjas, manzanas. Verduras y legumbres. Hasta puedes comprar marisco directamente por Internet desde las propias rías gallegas. El consumidor además se ahorra gran cantidad de dinero teniendo la certeza de que el producto realmente es ecológico.
  • Loterías y apuestas: como ya he dicho antes, no soy muy amigo de las loterías. Sin embargo es un hecho que el volumen de compra de loterías a través de Internet crece de forma imparable. Una vez más se dispara sobre todo en Navidad. Encontrar el número soñado, por raro que sea, está a un solo click. En el tema de las apuestas pasa lo mismo. Cada vez más casas de apuestas ofrecen sus servicios en Internet. Y es una nueva forma de interactuar mientras estás viendo a tu equipo favorito.
  • Tramitación: la llegada del DNI electrónico fue un gran cambio. Hoy en día, y tras varias evoluciones, cualquiera puede completar sus trámites administrativos directamente por Internet.
  • Búsqueda de empleo: atrás quedó el imprimirse 50 currículums y patearte la ciudad entregándolos. Webs como InfoJobs o Monster son nuestras herramientas. Y los propios reclutadores, utilizan las redes sociales como una de sus principales armas. Toda nuestra vida está allí. Da igual si el personal requerido necesita cualificación o no.
  • Microtrabajos: páginas como Freelancer mueven unos 265 millones de dólares cada trimestre, permitiendo clientes y trabajadores cualificados de más de 150 países del mundo externalizar (hacer outsourcing) servicios de todo tipo. Diseño gráfico, contabilidad, asistentes virtuales, secretariado, optimización, Diseño web, diseño de aplicaciones, desarrollos informáticos, formación, marketing, redes sociales, comunicación, escritura, traducciones, IT…

Y podría seguir ya que estas innovaciones y cambios de paradigma no tienen fin.

Esto no quiere decir que los servicios se hayan abaratado. Aunque es cierto, que al reducirse los intermediarios, comprar grandes cantidades y recortar los gastos de offline) repercute en que los precios en Internet sean más atractivos. Pero por encima de todo en Internet contamos con una mayor flexibilidad, 24/7/365, por no hablar de que es mucho más rápido. Y ya te dicho varias veces que el activo más importante con el que contamos es el tiempo.

Sin embargo, pese a ser esto una realidad, no todos lo ven. La mayoría de las empresas continúan:

  • Sin tener una estrategia de marketing en redes sociales.
  • Sin formar a sus cargos en las mejores prácticas de los medios.
  • Tratando de equiparar el mundo offline para medir el éxito de sus canales en Internet.
  • Continúan gastándose una barbaridad en publicidad offline, sin darse cuenta de que si apostasen por Internet podrían reducir sus costes en un 25% en el peor de los casos.

La formación tradicional (MBA/universidades) siguen sin formar a sus alumnos en estos medios. De hecho los profesores no suelen entenderlo. Las inversiones para crear una nueva empresa (capital semilla) del Estado, el capital riesgo, o los conocidos como Business Angels brillan por su ausencia. No suelen interesarse por proyectos online. Más bien buscan consolidar proyectos empresariales offline ya lanzados.

Así que como ya se ha causado esta desinformación o quizá por una mala formación, la inmensa mayoría de los jóvenes emprendedores tratan de copiar el modelo tradicional. Y debido a esto en la mayoría de los casos fracasan antes de los primeros tres años. No aprenden nada sobre el medio que domina las transacciones entre empresas, y siguen buscando quimeras.

En Estados Unidos un 65 % de los jóvenes emprenden de una otra forma. En España no pasamos del 3 por ciento. Definitivamente no hemos comprendido nada.

Y esta es la pregunta clave ¿cómo puedo montar un negocio online si nadie me ayuda y no tengo información al respecto? La respuesta lo veremos el próximo día…

Página 1 de 1612345...10...Última »

Pin It on Pinterest